Tras la renuncia de la expresidenta del Concejo Municipal de Los Ángeles, Nury Martínez, luego de sostener junto a otros funcionarios, una conversación con comentarios racistas en 2021, el concejal Kevin de León, quien también participó en las conversaciones, aseguró que no piensa renunciar a su cargo.

De León aseguró que, aunque “se siente muy mal” por lo ocurrido, pero “No renunciaré porque hay mucho trabajo por encima. Hay mucho trabajo que tenemos que enfrentar. La crisis que se está llevando a cabo en el distrito, las infecciones, el desempleo, la amenaza del desalojo, la crisis humanitaria de los indigentes”, aseguró De León.

El miembro del concejo angelino reconoció que sus palabras hicieron “daño” y ofreció una disculpa.

“Yo me siento muy mal, me siento muy apenado por el daño, por las heridas que existen hoy día en nuestras comunidades. Y lo siento mucho. Lo siento y por eso pido una disculpa a toda mi gente, a toda mi comunidad, por el daño que se hizo las palabras dolorosas que se llevaron a cabo ese día el año pasado”.

Luego de la publicación, Martinez, quien era la primera latina en presidir el Ayuntamiento, anunció su dimisión en un comunicado, tras una ola de indignación que incluyó llamados para que renunciaran ella, Kevin de León y Gil Cedillo.

El Concejo Municipal de Los Ángeles instaló a un nuevo presidente el martes después de que una multitud de manifestantes pidieron detener la votación hasta que de León y Cedillo renuncien por su parte en la reunión de 2021. El Ayuntamiento seleccionó a Paul Krekorian para dirigir la cámara.