La presidenta del Concejo Municipal de Los Ángeles, Nury Martínez, renunció este lunes a su cargo tras una polémica generada por la filtración de audios en los que se le escuchan comentarios racistas.

Entre varias frases despectivas, señaló que el hijo afroestadounidense del concejal Mike Bonin “parece changuito”.

Los comentarios surgieron en el marco de una reunión sostenida en octubre de 2021 con los concejales Gil Cedillo y Kevin de León y el presidente de la Federación Laboral del Condado de Los Ángeles, Ron Herrera.

Cuando sucedió el estallido del escándalo, Herrera también anunció su renuncia este lunes por haber participado en un comportamiento “intolerante y racista”.

Las conversaciones fueron divulgadas por Los Angeles Times este domingo, a un mes de las elecciones a la alcaldía del 8 de noviembre que se celebran cada cuatro años, a mitad del mandato de un presidente, y son cruciales para el rumbo que tomará el país.

En la conversación, que fue grabada sin que sus participantes lo supieran, estos dejaron al descubierto las tensiones por la representación entre los distintos grupos raciales.

“Mike Bonin nunca ha dicho una mierda sobre los latinos. Nunca dirá nada sobre nosotros”, se le escucha decir en el audio a De León.

Martínez añade que el concejal y su pareja están criando a su hijo “como un niño blanco”, y agrega: “Este niño necesita unos golpes. Déjenme llevarlo a la vuelta de la esquina y se lo traigo de vuelta”.

Los concejales también se refieren de forma despectiva al aspecto de algunos vecinos del barrio Koreatown, procedentes del estado de Oaxaca y que pertenecen a diferentes pueblos indígenas de México.

“Veo a mucha gente baja y de piel oscura”, es una de las frases. “No sé de donde viene esta gente, de qué aldea vinieron, cómo llegaron aquí… Tan feos”, otra.

El audio se publicó en la red social Reddit a principios de este mes. No se sabe mucho sobre el usuario de la plataforma, que fue suspendido por lo que publicó, cómo lo obtuvieron o por qué la grabación de casi un año se publicó menos de un mes antes de una elección que podría cambiar el equilibrio de poder en el Ayuntamiento.