Un joven de 15 años será juzgado por llevar a cabo un tiroteo masivo que dejó cinco muertos el jueves en Carolina del Norte, será acusado como un adulto.

El joven protagonizó una extensa escena del crimen de más de más de 3,2 kilómetros en el vecindario de Hedingham en Raleigh, y también dejó dos personas heridas en el ataque.

Una de las cinco víctimas que falleció era un agente de policía de Raleigh que estaba fuera de servicio: Gabriel Torres, de 29 años.

El sospechoso está hospitalizado en estado crítico luego de su detención el jueves por la noche tras un enfrentamiento con la policía, dijeron las autoridades.

Se realizaron varias llamadas al 911, en una de ellas una persona que dijo que el atacante vestía camuflaje y parecía tener 16 años. La persona que llamó dijo que el hombre armado “pasó y le disparó” a un agente de policía “sin motivo”.

Otra persona que llamó informó que dos vecinos habían sido baleados. Una tercera persona que llamó informó que un “niño corriendo por aquí con una escopeta” le disparó a una persona y “corrió de regreso al bosque”.

Las otras víctimas que perdieron la vida fueron identificadas como Nicole Conners, de 52 años; Susan Karnatz, de 49; María Mariscal, de 35, y James Roger Thompson, de 16.