El estado de Kentucky, se ha visto afectado por severas inundaciones, que ha dejado devastación a su paso, los equipos de búsqueda no han podido acceder a las zonas que quedaron aisladas después de que las aguas arrastraran los puentes e inundaran las comunidades.

Al menos 28 personas, entre ellas cuatro niños, han muerto a causa de las inundaciones generalizadas que se produjeron la semana pasada, anunció este domingo el gobernador Andy Beshear.

El gobernador ha señalado que cree que los equipos de recuperación “van a encontrar cuerpos durante semanas, muchos de ellos barridos a cientos de metros, tal vez a más de un cuarto de milla de donde estaban por última vez”.

Mientras leía un desglose de los muertos en cada condado durante una conferencia de prensa este domingo, Beshear se emocionó visiblemente cuando llegó a los cuatro niños muertos en el condado de Knott, donde se han encontrado 15 personas muertas.

La inundación, que se extendió por las carreteras, destruyó puentes y arrastró casas enteras, desplazó a miles de kentuckianos, según el gobernador. También dejó fuera de servicio infraestructuras vitales de electricidad, agua y carreteras, algunas de las cuales aún no se han restablecido.

En el condado de Perry, hasta 50 puentes están dañados e inaccesibles, según el juez ejecutivo del condado, Scott Alexander.

“Eso significa que hay alguien que vive en el otro lado o varias familias que viven en el otro lado y a las que todavía no podemos acceder por carretera”, dijo Alexander.

La Policía del Estado de Kentucky sigue buscando activamente a residentes desaparecidos en varios condados y pide a las familias que informen a las fuerzas del orden si sus seres queridos están en paradero desconocido.

Según el Servicio Meteorológico Nacional, este lunes sigue habiendo un ligero riesgo de lluvias excesivas en toda la región, y es posible que se produzcan inundaciones repentinas aisladas. Con el suelo ya saturado, más lluvia podría traer aún más inundaciones.

Las autoridades estatales se centran inmediatamente en conseguir alimentos, agua y refugio para las personas que se vieron obligadas a abandonar sus hogares.

Los cortes de energía y los daños causados por la tormenta dejaron a 22 sistemas de agua operando en una capacidad limitada, dijo un comunicado de prensa de este domingo de la oficina del gobernador. Más de 60.000 conexiones de servicio de agua están sin agua o bajo una advertencia de hervir, dijo.

Beshear estableció un Fondo de Ayuda a las Inundaciones del Este de Kentucky para pagar los gastos funerarios de las víctimas de las inundaciones y recaudar dinero para los afectados por los daños. Hasta este domingo por la mañana, el fondo había recibido más de US$ 1 millón en donaciones, según el gobernador.

El gobierno federal aprobó fondos de ayuda para varios condados. FEMA también está aceptando solicitudes de asistencia por desastre individual de los inquilinos y propietarios afectados en los condados de Breathitt, Clay, Knott, Letcher y Perry, dijo el gobernador, señalando que cree que se añadirán más condados a la lista a medida que continúe la evaluación de los daños.