El doctor Anthony Fauci, el gran experto en enfermedades infecciosas de Estados Unidos, ha anunciado su retiro en diciembre, tras más de 5 décadas de servicio.

Fauci atrajo la atención nacional durante la pandemia del coronavirus, a la vez que ha sido blanco de ataques políticos; el asesor en temas de salud para el presidente Joe Biden, ha sido director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas y del Laboratorio de Inmunorregulación.

“Por 54 años he estado yendo a las universidades, a los laboratorios, a los hospitales, todos los días, incluso la mayoría de los fines de semana. La idea de irme obviamente es agridulce”, dijo Fauci.

Fauci fue líder en la respuesta del gobierno federal a la epidemia de VIH/sida y otras enfermedades antes de la pandemia de COVID.

“Dejaré estas posiciones en diciembre de este año para desarrollar el próximo capítulo de mi carrera”, indicó Fauci, quién señaló que ha sido “el honor de toda mi vida”.

Fauci se convirtió en el rostro de la respuesta del gobierno al COVID-19 cuando el brote estalló a principios de 2020, con apariciones frecuentes en las noticias por televisión y en conferencias de prensa diarias con funcionarios de la Casa Blanca, incluyendo al entonces presidente Donald Trump. Pero a medida que la pandemia se agudizó, Fauci perdió la aceptación de Trump y sus funcionarios cuando sus exhortos a mantener la cautela pública chocaron con el deseo del expresidente de volver a la normalidad y promover terapias contra el virus no probadas.

También fue objeto de ataques políticos y amenazas de muerte y le fue asignado un servicio de seguridad para su protección.

Cuando Biden obtuvo la Casa Blanca pidió a Fauci que se sumara a su gobierno en una mayor capacidad.

Fauci afirmó que, a pesar de retirarse del servicio federal, planeaba seguir trabajando.

“Quiero usar lo que aprendí como director del NIAID para seguir avanzando en la ciencia y la salud pública y para inspirar y asesorar a la próxima generación de líderes científicos para que ayuden a preparar al mundo para enfrentar futuras amenazas de enfermedades infecciosas”, sostuvo.