El gobierno de Estados Unidos ha afirmado que está comprometido a entablar conversaciones constructivas con Cuba, luego de una reunión de alto nivel sobre asuntos migratorios celebrada en Washington.

Un comunicado del Departamento de Estado ha indicado que en el encuentro, la delegación estadounidense “destacó áreas de cooperación exitosa en materia de migración”, e identificó “problemas que han sido obstáculos para cumplir con los objetivos de los acuerdos”.

Entre ellos, mencionó la interrupción de los servicios consulares en La Habana en 2017 y la reanudación de los servicios de visas de inmigrantes de forma limitada a partir de mayo, los servicios actuales para ciudadanos estadounidenses y la emisión actual de visas de no inmigrantes de emergencia.

Asimismo, dijo que “permitir una migración segura, legal y ordenada entre Cuba y los Estados Unidos sigue siendo un interés mutuo” y es consistente con “los intereses estadounidenses de fomentar la reunificación familiar y promover un mayor respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales en Cuba”, expresa el comunicado.

“Participar en estas conversaciones subraya nuestro compromiso de entablar conversaciones constructivas con el Gobierno de Cuba cuando sea apropiado para hacer avanzar los intereses de EE.UU.”, dice el texto. 

Estas son las primeras conversaciones sobre asuntos migratorios entre Estados Unidos y Cuba desde 2018.

La discusión sobre la implementación de los Acuerdos Migratorios bilaterales estuvo presidida en el país anfitrión por la subsecretaria adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental, Emily Mendrala, y por el vicecanciller cubano, Carlos Fernández de Cossío.

El Departamento de Estado afirmó que la iniciativa, promovida por Washington ante la avalancha de cubanos que está entrando al país por la frontera con México, brinda la oportunidad de discutir sobre la implementación mutua de los acuerdos bilaterales suscritos en 1984, 1994, 1995 y 2017.

En el contexto del encuentro, esta tarde el régimen cubano aseguró que tiene “el compromiso” de garantizar “el derecho a regresar de sus ciudadanos”, y volvió a culpar a Estados Unidos del éxodo en la isla. 

“El gobierno cubano ratifica su compromiso de garantizar una migración regular, ordenada y segura; así como el derecho a viajar, emigrar y regresar de los ciudadanos cubanos, de acuerdo con los requerimientos de nuestra ley migratoria”, dijo en Twitter Ernesto Soberón, director general de Asuntos Consulares y Cubanos Residentes en el Exterior (DACCRE) de la Cancillería.

Asimismo señaló que las afectaciones a esos derechos se deben a las “medidas adoptadas por la administración Trump, las cuales continúan vigentes, y dificultan la comunicación entre las familias”. 

El pasado lunes trascendió que funcionarios de Estados Unidos y Cuba se reunirían este jueves en la capital estadounidense para discutir sobre migración, en las conversaciones formales de más alto nivel de Washington con La Habana desde que el presidente Joe Biden asumió el cargo el año pasado.

La reunión ocurre en un momento en que la Casa Blanca está lidiando con un número creciente de migrantes que intentan cruzar la frontera desde México, como parte del éxodo de la isla: 78,903 cubanos han arribado por puntos de la frontera sur en los primeros seis meses del año fiscal 2022 (FY22) y de ellos, 32,141 lo hicieron el pasado marzo. 

Además, Washington quiere que Cuba acepte más deportados, dijeron a la agencia Reuters un funcionario estadounidense y otra fuente bajo condición de anonimato.

La reciente ronda de conversaciones migratorias entre La Habana y Washington no ha sido bien recibida por parte de la comunidad cubana en Miami, que este miércoles se manifestó contra la reunión bilateral.