Con cantos, bailes, compartir y olla comunitaria se amenizó la jornada de cierre del proceso de reparación, en la Casa Afro inaugurada y entregada hace un mes por parte de la Unidad para las Víctimas a la población del consejo comunitario Villa Arboleda.

El evento fue catalogado como uno de los más relevantes del año 2021 teniendo en cuenta que se trata del primer cierre de un sujeto de reparación colectiva étnico que culmina la Unidad para las Víctimas en el país.

Entre los principales beneficios que dejó este proceso con la comunidad están la elaboración de vallas de señalización del territorio, la dotación de mobiliario escolar y del restaurante escolar, suministro de materiales de construcción para unidades sanitarias y para la construcción de la casa Afro, dotación de equipos tecnológicos para el grupo de comunicaciones, equipos tecnológicos para las aulas escolares, equipos audiovisuales, entrega de implementos deportivos y material didáctico, jornadas de fortalecimiento organizativo dirigidas a líderes, elaboración de piezas audiovisuales, entre otros. 

El presidente del Consejo Comunitario, Jaime Ibarra, aseguró que está muy agradecido con la Unidad “por todo lo que hicieron por esta comunidad tan alejada del casco urbano y que no tiene muchos medios de transporte, ni de conectividad, pero aun así nos ayudaron a avanzar, a confiar más en nosotros mismos, nos fortalecieron mucho, es algo que nunca vamos a olvidar”, resaltó.

Para acceder a esta comunidad es necesario llegar hasta la inspección El Tigre, del municipio PDET Valle del Guamuez, de allí abordar una lancha en un trayecto por el río Guamuez durante cerca de 40 minutos y posteriormente avanzar por trochas a pie por cerca de 15 minutos.

Durante el acto protocolario Luz Amanda Pasuy, directora de asuntos étnicos de la Unidad para las Víctimas, catalogó como un hito histórico para la entidad el que se haya cerrado por primera vez en el país un sujeto de reparación colectiva étnico y aseguró que esto sirve como ejemplo para que se siga avanzando con estos procesos en el país.

Durante el desarrollo de la jornada, por iniciativa de la comunidad, se le entregó un reconocimiento al director territorial de la Unidad en Putumayo, Germán Narváez, “por su apoyo y gestión en el proceso de reparación con carácter diferencial a las comunidades afrocolombianas”. Por eso, con un emotivo aplauso, abrazos y sentidas palabras expresaron su agradecimiento por todo el proceso que benefició a las más de 64 familias que habitan este territorio.

En su intervención el director territorial destacó que el Gobierno Nacional continúa comprometido con las víctimas del país con la destinación de recursos para avanzar en la reparación tanto individual como colectiva, además enfatizó en que fueron más de $1.000 millones que se invirtieron en el proceso durante los años que duró el proceso.

La jornada estuvo acompañada también por la administración municipal, la Unidad de Restitución de Tierras, Agencia Nacional de Tierras, Bomberos y el cooperante internacional Cospe.