Al menos 60 personas fallecieron después que un camión cisterna que transportaba combustible explotara este martes en la localidad de Cap-Haitien, la segunda ciudad más grande de Haití, situada en la costa norte del país. “Hemos contabilizado 60 muertes”, comunicó el vicealcalde, Patrick Almonor, al señalar que continúa la búsqueda de víctimas adicionales en medio de los escombros carbonizados del lugar.

Almonor detalló que alrededor de 20 casas de la zona resultaron incendiadas, por lo que aún no se disponía de información sobre el posible número de fallecidos o lesionados dentro los hogares destruidos.

Abrumados por la cantidad de heridos, los médicos avizoran que la cantidad de muertos pueda ir en aumento. “No tenemos capacidad para tratar a tantas personas con quemaduras graves”, lamentó una enfermera en declaraciones a AFP, y añadió que teme que “no podremos salvarlos a todos”.