El gobernador de Nueva Andrew Cuomo anunció este lunes que extenderá la moratoria de desalojo de viviendas residenciales hasta mayo por Orden Ejecutiva, mediante un acuerdo con la Legislatura estatal.

La medida que en concreto es una prohibición radical de desalojos aprobada por la Legislatura estatal provocó el inmediato rechazo de los grupos de propietarios que afirman que la norma perjudicará a los propietarios en dificultades, mientras que los defensores de los inquilinos advirtieron que es solo una solución temporal.

 “Hemos estado trabajando con los legisladores en una ley que también extenderá la moratoria de desalojos. Queremos asegurarnos de que los propietarios de viviendas estén protegidos, de que eso no afecte su calificación crediticia. No hay ejecución hipotecaria”, agregó Cuomo, al tiempo de anticipar que firmará la ley de inmediato.

La Orden Ejecutiva (202.83) del gobernador permite a los gobiernos locales renovar automáticamente estas exenciones y, además, permitirá aumentos de exenciones si el propietario tiene derecho a una.

 El Consejo Nacional de Agencias de Vivienda del Estado encargó un informe a principios de este año estimando que Nueva York podría enfrentar un déficit de alquiler de hasta $ 3.4 mil millones en enero.

“Queremos proteger a los inquilinos, queremos hacerlo simple. No queremos que las personas sean desalojadas, no queremos que tengan que ir a los tribunales para luchar contra el desalojo”, insistió el ejecutivo estatal

Cuomo impuso una moratoria sobre los desalojos de viviendas al principio de la pandemia de COVID-19 para evitar que los neoyorquinos tuvieran que sobrecargar los tribunales de vivienda, así como la falta de vivienda generalizada, ya que una serie de industrias se detuvieron en el interés de detener la propagación.

Reacciones encontradas

Ava Farkas, directora ejecutiva del Met Council on Housing, comentó que esta moratoria no es suficiente y debe extenderse al menos hasta finales de 2021, como mínimo, para garantizar que los inquilinos tengan tiempo para recuperarse.

“Esta legislación es un testimonio del poder de los inquilinos para organizarse y ganar, particularmente en las comunidades negras e hispanas afectadas de manera desproporcionada por la pandemia. Esperamos la firma inmediata del gobernador Cuomo en este proyecto de ley”, agregó Farkas.

Entre tanto, Jay Martin, director ejecutivo del Programa de Mejoramiento de Vivienda Comunitaria, un grupo de propietarios, calificó la medida como una “táctica de estancamiento”. “Ningún inquilino que enfrente dificultades financieras debe ser desalojado durante una pandemia, pero el costo de proporcionar una vivienda gratuita no puede ser asumido por los propietarios”.

Martin insistió que, si los inquilinos interpretan este proyecto de ley como una justificación para no pagar el alquiler, el daño a nuestra economía y los presupuestos locales será inmenso.

 La “ley de moratoria más fuerte del país

El proyecto de ley aprobado por la mayoría demócrata del Senado extiende la moratoria hasta el 1 de mayo, la actual suspensión expira el 1 de enero.

La Ley de Prevención de Ejecuciones Hipotecarias y Desalojos de Emergencia COVID-19 (S.9114/ A.11181), es según los legisladores que la apoyaron, la “ley de moratoria de desalojo más fuerte de la nación”.

“El proyecto de ley aprobado por la mayoría del Senado ayudará a garantizar que los inquilinos, propietarios de viviendas y pequeños propietarios de Nueva York no tengan que temer ser expulsados ​​de sus hogares si se han visto afectados por esta pandemia y crisis económica”, dijo la líder de la mayoría del Senado, Andrea Stewart Cousins.

Esta legislación bloqueará los procedimientos de desalojo y ayudará a garantizar que los inquilinos y propietarios de Nueva York puedan quedarse en sus hogares si enfrentan dificultades debido a esta pandemia.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here