Durante la transmisión en vivo de la ceremonia de la 94 edición de los premios Oscar, sucedió un momento inesperado cuando el comediante Chris Rock se encontraba lanzando algunos chistes hasta que eligió a Jada Pinkett Smith como su objetivo, lo cual molestó a su esposo, Will Smith quien en un instante subió al escenario y golpeó a Rock.

El motivo de la reacción explosiva de Will fue a causa de una “broma”, donde Rock dijo que Pinkett podría haber participado en la secuela de La teniente O’Neil ahora que está rapada. Una broma de mal gusto teniendo en cuenta que ella anunció el año pasado que se había rapado la cabeza por sus problemas de alopecia.

El golpe de Smith fue directo al rostro de Rock, quien se quedó sacudido y sólo pudo decir: “Me acaban de dar una paliza”. Acto seguido, el protagonista de Hombres de negro gritaba desde su asiento  “¡Deja de hablar de mi mujer!” (en inglés: Keep my wife’s name out of your fucking mouth).

En la sala de prensa se ha pedido a los periodistas que no preguntaran sobre el incidente, informa Luis Pablo Beauregard. El siguiente presentador, Sean Combs Diddy, ha intentado poner paz y se ha referido a la situación diciendo: “Will y Chris, vamos a solucionar esto como familia. Ahora mismo vamos a seguir adelante con amor”.

Una vez en el escenario, cuando Will Smith ha subido a recoger el premio a mejor actor protagonista, no ha hecho referencia directa al incidente ni se ha disculpado a Chris Rock, pero sí lo ha hecho con la Academia y con el resto de compañeros nominados.

“Quiero ser embajador del amor. Quiero pedir disculpas a la Academia, al resto de los nominados. Es un momento precioso; mis lágrimas no son por ganar el Oscar, sino por arrojar luz a todo el reparto de El método Williams. El arte imita a la vida, y yo he parecido el padre zumbado. El amor te hace hacer cosas increíbles”.