La noticia de una posible huelga de Enfermeras pone en alerta al sistema de Salud en Nueva York mientras la ciudad se enfrenta a lo que se llama una tridemia.

La Asociación de Enfermeras del Estado de Nueva York tiene hasta 10,000 miembros que amenazan con realizar huelgas en cinco hospitales donde los contratos expiraron el 31 de diciembre.

La tridemia está mostrando picos elevados y graves en las infecciones con COVID, la gripe y la afección respiratoria RSV.

En un esfuerzo por mantener bajos los números de casos y aliviar la presión sobre los hospitales, la ciudad ya emitió un aviso (no un mandato) que sugiere que las personas vuelvan a usar máscaras en el interior.

Aunque es importante tener en cuenta que no todos los hospitales de Nueva York, tendrían enfermeras en huelga. Hace una semana, había ocho hospitales privados que estaban analizando posibles huelgas de enfermería.

Pero a partir del viernes por la mañana, tres de esos hospitales llegaron a acuerdos tentativos con su personal de enfermería y evitarían las huelgas si los sindicatos votan para aprobar los acuerdos.

Los cinco hospitales que podrían ver una huelga el lunes a partir de la mañana son:

  • Montefiore
  • Mount Sinai Hospital
  • Mount Sinai Morningside and West
  • BronxCare
  • Flushing Hospital and Medical Center

Tres hospitales han llegado a acuerdos tentativos que aún deben ser votados por miembros del sindicato de enfermeras: New York-Presbyterian Hospital, Maimonides, Hospital y Richmond University Medical Center.

Mount Sinai Health System está comenzando a desviar “la mayoría” de las ambulancias de cuatro de sus instalaciones y está transfiriendo bebés de sus unidades de cuidados intensivos neonatales a otros sistemas hospitalarios.

El sindicato dice que los miembros están molestas por las proporciones de personal en los hospitales locales, las propuestas de contrato que sienten que empeoran drásticamente sus beneficios de atención médica y la reciente medida del alcalde Eric Adams de hospitalizar a la fuerza a pacientes psiquiátricos. Todos esos elementos han dejado a los trabajadores con exceso de trabajo y agotados.

La oficina de la gobernadora Kathy Hochul ha dicho anteriormente que están “supervisando la situación”. Las fuentes dijeron que tanto Hochul como el alcalde de Nueva York, Eric Adams, reciben actualizaciones diarias periódicas sobre las conversaciones.

Si bien ni Hochul ni Adams tienen un papel formal en las negociaciones, algunos se han preguntado si intervendrían para presionar o tratar de negociar un acuerdo.