Nuevamente un bus con migrantes provenientes de Texas llegó a la residencia de la vicepresidenta Kamala Harris, por segunda ocasión, con más de 50 hombres, mujeres, niños, incluso bebés recién nacidos, los cuales son enviados por el gobernador de Texas, Gregg Abbott.

El primer incidente se ocurrió el pasado jueves cuando 110 indocumentados llegaron hasta la residencia de la vicepresidente Harris.

“Estos son seres humanos, estas son personas. Tenemos supuestos líderes en este país que en lugar de enfocarse en lo que es bueno para el público dentro de sus propios estados, están usando a su gente como peones”, condenó el esposo de la vicepresidente, Douglas Emhoff,

Voluntarios de SAMU First Response trasladaron a los indocumentados hasta una iglesia para ofrecerles comida, asistencia médica y servicios legales.

Hasta el momento, cerca de 10,000 indocumentados han llegado a Washington DC desde abril por lo que la alcaldesa, Muriel Bowser, declaró una emergencia pública.