Este fin de semana nos despedimos despide oficialmente del invierno y el Rockefeller Center anuncia el cierre de su pista de patinaje sobre hielo, pero este año el enorme complejo contará con una arena para patinaje sobre ruedas.

A partir de abril el Rock Center Rink dará la bienvenida a los amantes del patinaje sobre ruedas con una pista llena de sorpresas.

Cabe destacar que esta no es la primera vez que la plaza acoge este deporte. En 1940 lo hizo, pero por un periodo muy breve. Pero esta vez lo hace por más tiempo y con más atracciones. Para comenzar, la pista del patinaje sobre el hielo del Rockefeller Center se transformará en el clásico de culto Flipper’s Roller Boogie Palace, el legendario centro cultural de Los Ángeles de finales de la década de 1970 y principios de la de 1980.

Precios y horarios

Los precios de admisión comienzan en $20 para adultos y $12 para niños menores de 15 años, sin incluir el alquiler de patines. Los boletos están disponibles para su compra a partir del martes.

El horario de atención es de 10 a. m. a 10 p. m. Lunes, martes y miércoles, y de 10 a 24 horas, jueves y viernes. El horario de fin de semana es de 8 a. m. a 12 a. m. los sábados y de 8 a. m. a 10 p. m. de domingo hasta octubre.

Durante la pandemia, muchas ciudades del mundo vieron un renacimiento del patinaje sobre ruedas, ya que esta actividad brinda la oportunidad de hacer ejercicio al aire libre y socializar de una manera relativamente segura.

“Nuestro objetivo es construir espacios de clase mundial donde todos sean bienvenidos; espacios donde la conexión y la autoexpresión fluyan libremente, sin juicios ni prejuicios”, explicó Liberty Ross, fundadora y directora creativa de Flipper’s Roller Boogie Palace.

“Patinar sobre ruedas te hace sentir bien. Es simple, alegre y nostálgico“, dijo Ross. “Puedes tener cualquier edad y provenir de cualquier entorno. Puedes ser experto en ello o un principiante y pasar un momento igualmente increíble. Puedes patinar solo o en un grupo de amigos o familiares. El patinaje es el gran ecualizador”.