Cinco autobuses han llegado a la terminal de la Autoridad Portuaria en Midtown, Manhattan marcando un nuevo récord diario en el programa informal de envío de inmigrantes establecido por el gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, en guerra política con el alcalde demócrata de NYC, Eric Adams.

Funcionarios de la ciudad dijeron que la caravana transportaba un total de 237 pasajeros, incluidos 14 niños, todos los cuales iban acompañados de sus padres.

Los autobuses se encontraban entre los muchos fletados por el gobernador de Texas, quien en abril comenzó a reubicar a los inmigrantes en Washington DC, para protestar contra lo que él llama las “políticas irresponsables de fronteras abiertas” del presidente Joe Biden.

El comisionado de Asuntos de Inmigrantes de la ciudad, Manuel Castro, sugirió ayer que todo el proyecto de transporte de Abbott era un truco político relacionado con su carrera por un tercer mandato contra el retador demócrata Beto O’Rourke. El gobernador no ha emitido comentarios al respecto.