La portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Ravina Shamdasani, expresó este martes su preocupación por la violenta respuesta de las fuerzas de seguridad iraníes tras un mes de protestas en todo el país y calificó de “muy preocupantes” las informaciones sobre detenciones arbitrarias y asesinatos de niños.

Algunas fuentes sugieren que hasta 23 niños han muerto y muchos otros han resultado heridos en al menos siete provincias por culpa de la munición real, los perdigones a corta distancia y las palizas mortales. También se han registrado varias escuelas y las fuerzas de seguridad han detenido a los niños. Al parecer, también se ha arrestado a algunos directores por no cooperar con las fuerzas de seguridad”, explicó.

El ministro de Educación confirmó que el pasado martes un número indeterminado de niños fueron enviados a “centros psicológicos” tras ser detenidos supuestamente por participar en protestas contra el Estado.

Shamdasani recordó que, en virtud de los tratados de derechos humanos aceptados por Irán, la República Islámica está obligada a proteger el derecho a la vida de los niños en cualquier circunstancia. También está obligada a respetar y proteger su derecho a la libertad de expresión y a la protesta pacífica.

Liberación inmediata de los detenidos

Aparte de las detenciones generalizadas de manifestantes, la Oficina que dirige Volker Türk también recibió informes sobre el arresto de al menos 90 miembros de la sociedad civil, entre ellos defensores de los derechos humanos, abogados, artistas y periodistas.

La vocera pidió acabar con el uso continuo, innecesario y desproporcionado de la fuerza contra los manifestantes y recordó que la detención de personas por el mero hecho de ejercer sus derechos de reunión pacífica y libertad de expresión constituye una privación arbitraria de libertad, por lo que exigió su liberación inmediata.

Del mismo modo, solicitó a las autoridades iraníes que conduzcan investigaciones rápidas, imparciales e independientes sobre todas las presuntas violaciones, incluido el asesinato de niños, y que garanticen que los responsables sean procesados.

Por último, instó a las autoridades a abordar las profundas subyacentes de los problemas de la población en lugar de utilizar la violencia para reprimir las protestas.

El movimiento de protesta en todo el país se inició hace un mes tras la muerte de Mahsa Amini, que falleció tras ser detenida por la llamada policía de la moralidad de Irán, que la acusó de violar los estrictos códigos de vestimenta relacionados con el velo o hijab.

El Comité de los Derechos del Niño condena los asesinatos

En una línea similar, el Comité de los Derechos del Niño de la ONU emitió el lunes una declaración condenando los asesinatos y señaló que cientos de menores resultaron heridos, detenidos y torturados durante la represión gubernamental.

Muchos de los vídeos que se han convertido en virales desde Irán, a pesar del bloqueo nacional de internet, muestran a mujeres jóvenes arriesgando sus vidas en la calle o en las aulas, desafiando a las autoridades con cánticos de protesta criticando a los líderes religiosos.

El Comité también expresó su profunda preocupación por las informaciones que indican que se condujeron arrestos de niños en las escuelas y se les recluyó junto a adultos, y que algunos fueron torturados.

El organismo indicó que seguirá vigilando de cerca la situación en Irán y que contactará con otros organismos de derechos humanos relevantes “para acabar con las graves violaciones de los derechos de los niños iraníes”.