La Final de la MLS Cup tuvo que definirse en tanda de penales, entre los equipos The New York City y el Portland Timbers.

El partido estaba casi por finalizar y parecía que los neoyorkinos se enfilaban al campeonato pero en tiempo de compensación apareció Felipe Mora para rematar un balón que quedó a la deriva en el área luego de una serie de rebotes, y así empatar el juego en una jugada polémica en la que Maxime Chanot reclamaba una falta de Larrys Mabiala.

Ambos equipos estaban en un choque de fuerzas y pisaban en área rival; sin embargo, la táctica fija fue determinante para el City pues fue así como encontraron la primera anotación del encuentro con la combinación Castellanos-Moralez, que ha sido letal esta temporada.

Maxi Morález cobró un tiro de esquina por el sector de la derecha y puso el balón como con la mano para que su compatriota Víctor Castellanos se elevara en el centro del área y rematara de cabeza para mandar el balón al fondo de las redes en una jugada en la que se pedía fuera de lugar.

Para la segunda mitad el New York comenzó con el control de las acciones, pero el equipo de Portland tuvo que tomar riesgos, así que se fue al frente en busca de la igualada y a pesar de que tuvieron algunas opciones no encontraban manera de hacer daño.

Una de las más claras apareció al minuto 74 por conducto de Yimmi Chará, quien se metió con velocidad por el costado derecho del área y sacó un zapatazo cruzado que el guardameta Sean Johnson contuvo de buena manera para evitar la anotación.

Los Timbers nuevamente se acercaron al gol al minuto 81 cuando Chará puso un centro al corazón del área, la defensa de los locales no pudo despejar y Felipe Mora estuvo a centímetros de definir pero no alcanzó a hacer contacto con el esférico.

Pero en un partido de intensidad como este el drama tenía que hacerse presente. Se agregaron cuatro minutos, el reloj apremiaba y apareció Mora, el ex de Pumas y Cruz Azul, tras varios rebotes en un tiro de esquina, para empatarlo a 10 segundos de que se cumpliera el tiempo adicional.

Castellanos (NYCFC) acertó.
Mora (Portland) falló.
Morales (NYCFC) falló.
Valeri (Portland) falló.
Morález (NYCFC) acertó.
Moreno (Portland) acertó.
Magno (NYCFC) acertó.
Paredes (Portland) acertó.
Callens (NYCFC) acertó.

Con un marcador de 4-2 en penales, por primera vez en la historia de la liga norteamericana un equipo de Nueva York se llevó el título.

El noruego Ronny Deila, estratega de los celestes, lo logró, escribió su nombre con letras de oro en la rica historia de Major League Soccer. Un entrenador que llegó como desconocido práticamente, pero que hoy ya es inmortal.