Este fin de semana el PSG se enfrentó contra el Montpellier, en la que no fue la mejor noche de Kylian Mbappé, aunque estuvo involucrado en dos goles de su equipo, el delantero falló un penalti en el primer tiempo, no se le vio cómodo en el nuevo sistema de Galtier y protagonizó dos ‘discusiones’ con dos compañeros.

El primer momento se produjo justo después de fallar el penalti. En un lance de juego, Vitinha no le pasó el balón cuando estaba sólo en la banda izquierda y Mbappé no quiso seguir la jugada, quedándose, durante diez segundos, parado y frunciendo el ceño para sorpresa de muchos. Instantes después, Marquinhos, su capitán, le recriminó la acción y ambos tuvieron una pequeña discusión por el hecho de no haber seguido la jugada.

Luego con Neymar. El brasileño decidió lanzar el segundo penalti de la noche y Mbappé quiso redimirse de su error. Sin embargo, su compañero no le cedió el lanzamiento y Mbappé no tiró finalmente la pena máxima, poniendo cara de pocos amigos instantes después del lanzamiento.

Además, Ney dio dos Me Gusta en Twitter a dos publicaciones que se quejaban de que Mbappé fuera el lanzador principal cobrador de penaltis e incluso le tildaban de ‘dueño’ del club.

Según diversos medios franceses, Mbappé jugó este sábado ante el Montpellier en medio de varios problemas personales. A ellos le achacan su rendimiento, además de su forma física, ya que el delantero se había perdido los dos primeros partidos de la temporada. 

Fue el primero del trío mágico en ser sustituido y su entrenador, Christophe Galtier, reconocía que no era un problema su rendimiento porque es un competidor nato. El próximo domingo, contra el Lille, Mbappé tendrá una oportunidad de redimirse tras una noche un tanto insípida en el Parque de los Príncipes.