Por: Dr. Amín Cruz, PhD, diplomático, historiador, educador, periodista, escritor, CEO presidente fundador del Congreso Hispanoamericano de Prensa, Padre embajador del Periodismo Latinoamericano, residente en New York.

“La voz de la prensa, símbolo de verdad no muere, matando periodistas” 

México es el segundo país en el mundo después de Birmania, donde la inseguridad y la muerte a los periodistas anda de ronda por denunciar la corrupción, la injusticia y defender la libertad de prensa. En el presente año 2022 han sido asesinados en México 16 periodistas; ¿como el Congreso de Prensa puedes callar la muerte de un colega que lucha por la justicia y la paz?

En el cónclave del XXIV Congreso Hispanoamericano de Prensa, del 11 al 18 de septiembre vamos hacerle un llamado a la ONU a redoblar la seguridad a los periodistas del mundo. Las Naciones Unidas en la Carta Universal de los Derechos Humanos, establece un ambiente de seguridad para las y los periodistas puedan ejercer esta profesión libre, sin ser atropellado ni maltratado por generar, recabar y difundir información en apego a las metodologías y la ética de la labor, sin correr el riesgo de sufrir daños físicos, psicológicos, emocionales ni profesionales.  

Fredid Román Román con 58 años y  con una amplia trayectoria en medios de comunicación, como redactor y columnista, hasta el momento de su muerte este lunes 22 de agosto llevaba más de 30 años dedicándose al ejercicio del periodismo libre, independiente y ético, igual fue periodista, colaborador del diario Pueblo, corresponsal de la revista Quehacer Político.

También fue director del diario Expresión Popular, en la sección de opinión del diario Vértice, además colaboraba para diferentes plataformas digitales, director de Comunicación de la Secretaria de Educación de Guerrero, así como fundador y director del diario La Realidad Escrita el cual encabezaba en redes dicho noticiero donde informaba y reportaba las principales noticias del estado de Guerrero. 

El periodista Fredid Román Román, fue asesinado en la tarde de este lunes en calles de Chilpancingo, Guerrero, mientras abordaba su automóvil en la calle prolongación Valerio Trujano, en la colonia Nicolás Bravo, donde recibió varios impactos de bala en el cuello y el resto del cuerpo, por lo que perdió la vida pocos minutos después de la agresión, según el testimonio de testigos presenciales los sicarios, agresores fueron dos personas que llegaron al lugar a bordo de una motocicleta, y tras cometer el homicidio se retiraron a toda velocidad sin que se sepa hasta este momento de quiénes se trata o el móvil de la agresión, en tanto la zona fue acordonada mientras se realizan las investigaciones. 

Según informaciones la fiscalía realiza trabajos de investigación y seguimiento sobre el hecho para el esclarecimiento de lugar, a fin de que se aplique la ley a los responsables del dicho asesinato. La clase periodística del Estado de Guerrero esta consternada ante este vil asesinato a plena luz del día, ante el hecho el periodista J. López expresó “Señor presidente AMLO, los hombres y mujeres de la prensa pedimos seguridad y libertad de ejercicio en México”.

Último escrito del periodista Fredid Román Román, lo subió a las redes cibernética solo dos horas antes del asesinato y se tituló “Crimen de Estado sin culpar al jefe”, donde desmenuzó las últimas revelaciones del caso Ayotzinapa. Destacó que el testigo protegido que declaró sobre un cónclave donde se fabricó la verdad histórica en realidad no entró a tal reunión. 

De acuerdo al periodista López este articulo pudieran ser el detonante de la muerte del colega Ramán porque escribió su última columna horas antes de ser asesinado, en la cual criticó que el presidente Andrés Manuel López Obrador no investigue al ex presidente Enrique Peña Nieto (2012 – 2018) por el caso Ayotzinapa, al tratarse de un “crimen de Estado”.

El Gobierno de Guerrero lamentó y condenó lo ocurrido a través de un comunicado oficial; también manifestó su rechazo a la violencia “en todos los sentidos”, y reiteró su compromiso de mantener y reforzar las estrategias de seguridad en toda la entidad, “mediante la estrecha coordinación y colaboración de los tres órdenes de gobierno, siendo un tema prioritario el combatir las acciones delictivas y pacificar Guerrero. 

Así mismo manifiesto respaldo y apoyo las y los familiares de Fredid “N” quien en vida se dedicaba a la actividad periodística en Guerrero”. Finalmente, reiteró el compromiso de trabajar sin tregua para garantizar las condiciones de paz y seguridad a la sociedad guerrerense, así como para el libre ejercicio periodístico en el estado. 

Por lo que va el 2022, que ya es considerado el año más mortífero para la prensa mexicana. México es el país más peligroso para ejercer periodismo en el hemisferio occidental, según han advertido numerosas organizaciones que de seguir así, puede elevarse el número, pues los mecanismos de protección se han demostrado violaciones por miembros del crimen que ordenan estas acciones a terceros. 

Hace apenas tres días, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para Derechos Humanos (ONU-DH) había expresado preocupación por la creciente cifra de periodistas asesinados en México, el número de asesinatos de periodistas que se registra en México es motivo de preocupación”, comentó entonces Jesús Peña Palacios, representante adjunto en México de la ONU-DH. 

Según cifras de la organización Artículo 19, desde 2000 al menos 154 comunicadores han sido asesinados en México en posible relación con su labor periodística. 

Mientras que en la actual administración del presidente López Obrador, desde diciembre de 2018, se han contabilizado alrededor de 2.000 agresiones contra la prensa en el país, incluyendo 40 asesinatos, 16 periodistas en lo que va de este año. 

México es el país más violento del hemisferio occidental para el ejercicio del periodismo, según el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés), un organismo activista de protección a la prensa con sede en Nueva York, algunos gobiernos y la Sociedad Interamericana de Prensa han condenado de manera enérgica los asesinatos de periodistas en México y han llamado a la comunidad internacional a exigir a las autoridades que actúen con mayor seriedad en los casos. 

Hoy como ayer elevamos nuestra voz al mundo a las Naciones Unidas y condenamos este acto criminal, brutal condenamos y hacemos un llamado a esclarecer el asesinato del periodista Fredid Román Román la labor de informar y ser informados, mismo que es un derecho consagrado por la  Organización de las Naciones Unidas, ONU, mediante los pactos y convenios internacionales como el pacto Internacional de los derechos, Civiles y Políticos, así como la Convención Americana de los derechos humanos, así como el pacto de San José.  

Para acabar con esta impunidad, la Asamblea General de la ONU aprobó una resolución en la que insta a los Estados Miembros de las Naciones Unidas a hacer todo lo posible por prevenir la violencia contra los periodistas y trabajadores de los medios de comunicación y a asegurar que los autores de esa violencia rindan cuentas ante la justicia. En el XXIV Congreso de Prensa, va a solicitar, exigir a la Asamblea General de la ONU, tomar medidas urgente ante esta situación de muerte, inseguridad y atropello a los periodistas del mundo.

El ejercicio del periodismo es trascendental en nuestras sociedades, ya que generan equilibrios entre el poder y los gobernados; al obligar a los gobiernos a dar respuestas a la sociedad civil, por lo que, a quienes ejercen el periodismo se les debe dar la certeza por parte de los órganos que imparten justicia de que su derecho de libertad de expresión se encuentre debidamente salvaguardado, para que sin temor realicen su trabajo con absoluta independencia, sin presiones, sin censuras; que, no contaminen, ni corrompa noble actividad.  

El derecho a la libertad de expresión es uno de los derechos más importantes para el ejercicio de derechos fundamentales, pero también para el desarrollo de las personas; y resulta elemental para la existencia de una sociedad libre, democrática y participativa. La Corte IDH ha explicado que la libertad de expresión es un medio para el intercambio de informaciones e ideas entre las personas y para la comunicación masiva entre los seres humanos.   

Es así como, a quienes ejercen la libertad de expresión en el periodismo, se les debe garantizar las medidas de protección más amplias, para resguardar su vida, su libertad e integridad física y moral; ya que su aporte fomenta el debate cívico, coadyuva a que las sociedades estén informadas, que los gobiernos den cuenta de su actuar, contribuyen para que haya más democracia; no olvidando que ese noble quehacer debe realizarse apegado a la verdad y a la ética.  

Sin importar las presiones que enfrentemos, independientemente de cómo cambié la acción, debemos permanecer fieles a los valores, a nuestros principios centrales y fundamentales de nuestra profesión decir la verdad y mantener informada a la sociedad ese es el papel más importante de una prensa libre”. 

“El acto criminal es una prueba clara del total desprecio del régimen sionista hacia el papel de la prensa, los medios y los periodistas y la posición que ocupan para informar a la opinión pública.” Jatibzadeh.