Una madre y sus dos hijas fueron acusadas de usar carnés de vacunación contra el COVID-19 falsos para quedarse y trabajar en un asilo de ancianos de Croton-on-Hudson.

Antoinette Clarke, de 48 años, residente de Poughkeepsie, Dzjara Clarke, de 27, y Jajvia Clarke, de 22, fueron procesadas el lunes en el Tribunal Municipal de Cortlandt y acusadas de posesión criminal en segundo grado de un instrumento falsificado, un delito grave, según la fiscal de distrito del condado de Westchester, Miriam Rocah. .

La Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Westchester y miembros del Equipo de Investigaciones de Quejas de Vacunación del Departamento de Salud del Estado de Nueva York realizaron los arrestos luego de una investigación colaborativa.

Los fiscales dijeron que Antoinette Clarke, una enfermera empleada en el hogar de ancianos, y Dzjara Clarke y Jajvia Clarke, que solicitaban puestos de asistente de enfermería, enviaron cada una una copia de una tarjeta de registro de vacunación COVID-19 falsificada a la instalación. En Nueva York, los trabajadores de la salud deben estar vacunados como condición de empleo.

Rocah dijo que fabricar, poseer, comprar o vender registros falsos de vacunación contra el COVID-19 es un delito.