El coordinador especial de las Naciones Unidas para el Proceso de Paz en Oriente Medio manifestó este martes su profunda preocupación por el deterioro de la situación de seguridad en la parte ocupada de Cisjordania, incluido Jerusalén Oriental.

Tor Wennesland explicó en un comunicado que la violencia que se vive a diario desde hace una semana ya se ha cobrado la vida de seis palestinos, entre ellos un niño, mientras que 26 palestinos y 7 israelíes han resultado heridos.

Los despachos de prensa indican que la policía israelí mató a tiros a un palestino el lunes después de que apuñalara a dos agentes en una puerta de la Ciudad Vieja de Jerusalén. Según eso reportes, el grupo militante Hamas reclamó al atacante como miembro.

El asesinato siguió a otro el domingo, cuando los oficiales israelíes dispararon contra un palestino que supuestamente apuñaló e hirió a un policía israelí en la Ciudad Vieja, mientras que más tarde ese mismo día, los soldados dispararon contra un palestino que arrojó una bomba incendiaria a un puesto del ejército.

Las autoridades palestinas identificaron al agresor como un joven de 16 años, que murió más tarde, apuntan las informaciones.

Los niños nunca deben ser objetivos de violencia

El diplomático noruego destacó que todas las muertes “son trágicas” y que las lesiones “son lamentables”, pero que la pérdida de un menor o las heridas que pueda sufrir son “particularmente devastadoras”.

Wennesland reiteró que los niños “nunca deben convertirse en el objetivo de la violencia ni colocarse en situación de peligro” y pidió a todas las partes implicadas que se abstengan de cometer “acciones y provocaciones que alimenten las tensiones”.  También las llamó a “ejercer la máxima contención”.

“No hay justificación para la violencia o el terror, que todos deben condenar. Las fuerzas de seguridad israelíes deben utilizar la fuerza letal sólo cuando sea estrictamente inevitable para proteger la vida”, recalcó.

El coordinador especial añadió que “este repunte de la violencia se produce en un momento especialmente delicado. Hago un llamamiento a los líderes políticos, religiosos y comunitarios para que rechacen la violencia y se pronuncien contra quienes intentan exacerbar la situación”.

En el enviado de la ONU afirmó que es imperativo que todos los involucrados en tratar de poner fin al conflicto entre Israel y Palestina, “trabajen para restaurar la esperanza y la perspectiva de una resolución política”.