El precio de la gasolina en Estados Unidos se encuentra por debajo de los 4 dólares el galón, el nivel más bajo desde principios de marzo.

Los precios estaban en 3.99 dólares, continuando una tendencia a la baja durante casi dos meses. Los costos han caído con un petróleo más barato y una demanda relativamente débil, publicó la agencia Bloomberg.

La inflación desenfrenada ha estado afectando a los hogares estadounidenses durante meses, y es probable que la serie constante de caídas en el precio del combustible comience a aliviar parte de esa presión.

La caída se produce después de que los precios nacionales promedio en las gasolineras alcanzaran un récord de 5.016 dólares por galón el 13 de junio.

Los precios del petróleo, el principal impulsor de los costos de la gasolina, han retrocedido a medida que los comerciantes se preparan para la recesión y el gobierno de Estados Unidos liberó crudo de sus reservas de emergencia para mejorar los suministros.