La crisis migratoria entre la frontera de Coahuila (México) y Estados Unidos se agrava, mientras las autoridades estadounidenses aumentan controles para deportar a todo aquel que cruce de manera ilegal.

En una visita a la ciudad Del Rio, Alejandro Mayorkas, secretario de Seguridad Nacional de EU, advirtió que las personas que realicen cruces ilegales serán devueltas a su país. “Si viene ilegalmente, será devuelto. Su viaje no tendrá éxito y pondrá en peligro su vida y la de su familia”, expresó Mayorkas.

Mientras tanto, Greg Abbott, gobernador de Texas, envió una carta al presidente Joe Biden donde solicitó que se declare el estado de emergencia ante la crisis migratoria.

“Solicito una declaración de estado de emergencia para el Estado de Texas como resultado de la actual crisis fronteriza que continúa escalando como lo demuestra la terrible situación en el condado de Val Verde”, sostuvo.

La comida es el principal objetivo de arriesgarse cruzar el rio Bravo a territorio mexicano, por lo que han colocado una soga que cruza de lado a lado. Este lunes se pudo observar cómo hombres, mujeres y niños cruzaron cargando víveres desde Acuña.

Sin embargo, ya en la noche migrantes acusaron a agentes norteamericanos de haber cortado una cuerda que utilizaban para poder cruzar entre el Rio y Acuña a través del afluente del río Bravo.

De acuerdo con versiones en el lugar, al menos dos personas habrían sido arrastradas por el río. Algunos migrantes señalaron que una mujer y su hija estaban desaparecidas, mientras que otros afirmaron que eran tres adultos y una menor.

Pese a los señalamientos no hubo confirmación oficial.