Julio César “Rey” Martínez llegó pasado dos libras y falló en la báscula para su pelea con Román “Chocolatito” González, la cual sí se realizará con algunas condiciones para el mexicano.

Rey Martínez pesó 117 libras en su primer turno en la báscula, dos libras arriba de la división supermosca y tuvo dos horas para bajar, pero en su segundo intento marcó 116.4 libras, aún arriba del límite.

Tuvieron que negociar ambos equipos y al final la pelea sí se realizará, aunque el mexicano tendrá que subir a la báscula el sábado a las 09:00 hora local.

No podrá pesar más del 10 por ciento del límite de la división (126.5 libras), además de que tendrá que pagar el 20 por ciento de su bolsa.

En declaraciones que hizo esta semana el entrenador de Julio César Martínez, Mauricio Aceves, había total confianza en marcar el peso, lo que no ocurrió.

El peleador mexicano registró 117 libras y tendría dos horas para bajar esas dos libras y declararse listo para la pelea que se realizará este sábado en la Pechanga Arena de San Diego.

Rey Martínez, quien subió una división para esta pelea, no pudo marcar el límite en el primer intento, por lo que estaba obligado a regresar más tarde a la báscula.

El “Chocolatito” González, por su parte, marcó 114.7 libras, dentro del límite de la división y listo para este enfrentamiento.

Jake Donovan, de BoxingScene, había reportado que el peleador mexicano falló en su segundo intento y que se estaba discutiendo cómo se realizaría el pleito principal de la velada.

Minutos después confirmó que la pelea sí se realizaría y que Rey Martínez fue el único que falló en la báscula en el pesaje el viernes por la mañana.

Al final, la pelea sí se realizará, pero Rey Martínez será sometido a un pesaje el sábado por la mañana y no deberá pesar más del 10 por ciento del límite de la división, que es 126.5 libras.

Además de librar la báscula muy temprano el día de la pelea, Rey Martínez será multado con el 20 por ciento de su bolsa, 10 por ciento para el Chocolatito y 10 por ciento para la comisión local.