Julia se debilitó a tormenta tropical cuando tocó tierra como huracán de categoría 1 en la Costa Caribe de Nicaragua, donde se han reportado torrenciales lluvias e inundaciones severas que según informes continuarán hasta el lunes en el norte de Centroamérica y el sur de México.

Julia llegó a la zona de Laguna de Perlas con vientos de 140 kilómetros por hora, y se debilitaron a medida que se desplazaba con rapidez hacia el Pacífico.

El domingo por la tarde, Julia se degradó a tormenta tropical con vientos que oscilaban los 85 km/h, aunque las fuertes precipitaciones aún persisten en todo el territorio nacional.

Hasta el momento las autoridades de Nicaragua no han reportado víctimas fatales, pero sí inundaciones, techos desprendidos y daños en cientos de viviendas, con miles de personas afectadas.

Para el día 10 de octubre, las autoridades de educación orientaron que no habrá clases en universidades y escuelas. Las alcaldías de todo el país se encuentran dando ayuda inmediata a la población que reporta daños de árboles caídos, casas y puentes colapsados y ausencia de energía eléctrica.

Por su parte el Sistema de Prevención de Desastres Naturales, trabaja con el ejercito del país y la Policía Nacional en salvaguardar la vida humana.

Las autoridades del país decretaron alerta roja por el terreno demasiado húmedo y saturado de agua, existe la posibilidad de inundaciones y deslizamientos de tierra.

En El Salvador, el Congreso decretó el sábado por la noche un estado de emergencia nacional por quince días y facultó a Protección Civil para realizar evacuaciones obligatorias de poblaciones en riesgo. Quedaron suspendidas todas las actividades académicas para el lunes.

En Guatemala, las autoridades comenzaron a informar de las primeras inundaciones y desbordamientos de ríos en la zona fronteriza con Honduras. Las tormentas de mayo a se cobraron la vida de medio centenar de personas en el país y abandonaron casi 10.000 damnificados, según datos oficiales.

Antes de llegar a Nicaragua, Julia pasó al sur de la isla colombiana de San Andrés, donde las autoridades reportaron dos personas lesionadas y daños menores, dijo el presidente colombiano Gustavo Petro en su cuenta de Twitter. Las autoridades indicaron que casi 5.000 personas sufrieron afectaciones en la zona de la Guajira, fronteriza con Venezuela.