Los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín alzaron este viernes el telón. La capital china se convertirá hasta el próximo 20 de febrero en la capital mundial del deporte.

Durante su mensaje en vídeo por la ceremonia de apertura, el Secretario General aprovechó la ceremonia de inauguración para recordar que el espíritu olímpico se caracteriza por valores como la paz, el respeto mutuo y la comprensión, unas virtudes que en su opinión encarnan todos los participantes de los Juegos.

“Tengo la ferviente esperanza de que este espíritu vaya más allá de estos Juegos Olímpicos, para recordar a todos – participantes y espectadores – que pertenecemos a la misma familia humana”, destacó.

El titular de la ONU concluyó su intervención enviando un mensaje de unidad.

“No hay límite a lo que podemos conseguir cuando trabajamos juntos: por la paz, por los derechos humanos y por una vida sana y un bienestar para todos.Dejemos que el espíritu olímpico de juego limpio y solidaridad brille a lo largo de los juegos y más allá”, anheló.

El Secretario General  de la ONU, António Guterres, (izq.) junto al presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, en los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín.

El espíritu olímpico demuestra que competir no está reñido con confraternizar

Guterres también mantuvo un encuentro con el presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, y posteriormente transmitió la necesidad de reforzar el mensaje de unidad y solidaridad por los que se caracterizan los Juegos Olímpicos, en contraste con los múltiples ataques a los derechos humanos que vemos actualmente.

“En un momento en el que vemos tantas expresiones de populismo, tantas expresiones de racismo, tantas expresiones de xenofobia, antisemitismo, odio anti musulmán, estar aquí y con atletas que vienen de todas las culturas, de todos los países, de todas las etnias, de todas las religiones, es un mensaje fantástico. Es un mensaje de tolerancia, de respeto mutuo y un mensaje en el que se demuestra que es posible competir lealmente y al mismo tiempo confraternizar”, apuntó.

El titular de la ONU añadió que precisamente este tipo de mensaje “es lo que se necesita en el mundo” y que la competencia no ha de significar necesariamente a una enemistad.

“Esa competitividad tiene que permitir que el mundo se una y se enfrente a los enormes retos de hoy: el COVID-19, el cambio climático, la desigualdad, todas las cosas que requieren mucha más unidad y solidaridad en nuestro mundo y el mensaje de estos Juegos Olímpicos es ese mensaje”, destacó.

Por último, Guterres recordó que recientemente invocó a la tregua olímpica para pedir el cese de las hostilidades en Etiopía

“Cuando vemos tantos conflictos en el mundo, vemos la absoluta relevancia de tener unos Juegos Olímpicos en los que estén representados todos los países, incluso -por desgracia- algunos que están en situación de guerra, para tenerlos a todos aquí y mostrar que la paz es posible, que la unidad es posible y que la solidaridad es posible. Esto justifica plenamente el firme compromiso de las Naciones Unidas de apoyar al Comité Olímpico Internacional”, finalizó.

El presidente de la Asamblea General llevó la llama olímpica

El presidente de la Asamblea General, Abdulla Sahid, que hoy corrió uno de los relevos de la antorcha olímpica en Pekín, también se reunió con Bach y posteriormente expresó su satisfacción por la experiencia.

“Portar la llama olímpica representa una gran oportunidad y un gran privilegio. Como sabrán, hice un llamamiento solemne para que todos los países mantuvieran la tregua olímpica. Los Juegos Olímpicos representan lo mejor de la humanidad. Lo mejor del mundo reunido para competir con gracia, para aceptar la victoria con humildad y la derrota con elegancia”, declaró