Hungría logró vencer (1-0) a Inglaterra, incapaz de imponer el talento individual de sus jugadores al orden impecable del cuadro magiar.

Desde aquel Mundial, que el cuadro húngaro afrontó con opciones de triunfar aunque se estancó en cuartos, Inglaterra siempre fue mejor. Quince partidos entre ambos que siempre terminaban con un marcador favorable para la selección de los tres leones, vigente subcampeona europea.

Nada que ver aquello con la situación actual. Inglaterra se dejó su buena racha en el estadio Ferenc Puskas de Budapest, donde arrolló en su última visita, en septiembre pasado. 

Llevaba el conjunto de Gareth Southgate cuatro victorias seguidas y acudió al estreno de la Liga de Naciones con veintidós partidos consecutivos invicto, a excepción de la final de la Eurocopa, en la que perdió por penaltis. Todo ello se enterró en la puesta en escena de la competición, que premió el atrevimiento de Hungría ante un rival superior con un gol de penalti en el tramo final.

Tuvo desparpajo desde el principio el conjunto húngaro, que debutó con una buena imagen en la máxima categoría de la competición a la que accedió después de dos ascensos seguidos. Desde la Liga C a la Liga A en dos ediciones, Hungría maniató durante gran parte del tiempo al equipo inglés, siempre aspirante a los grandes títulos.

El combinado de Southgate, que hizo debutar como internacionales a Jarrod Bowen, del West Ham, y a James Justin defensa del Leicester, no pudo, siquiera, mantener el control del partido que adquirió al inicio, cuando arrinconó al cuadro local. Pero el subcampeón de la Eurocopa vio pronto las orejas al lobo porque el cuadro del italiano Marco Rossi supo casi siempre lo que había que hacer.

Estuvo a punto de cantar gol Hungría a los once minutos, en un rápido contraataque. Un centro al área desde la derecha de Adam Nego fue aprovechado por Dominik Szoboszlai que llegó antes que Jordan Pickford al balón dividido. Superó al portero del Leicester pero cuando el balón entraba en la portería, Conor Coady estuvo oportuno y lo evitó. La acción dejó en evidencia a Inglaterra.