La fiscal general de Nueva Yoek, Letitia James junto a la Comisión Federal de Comercio (FTC) demandaron la plataforma Roomster, que brinda “ayuda” a las personas para encontrar apartamentos y compañeros de cuarto.

La demanda alega que Roomster, una empresa con sede en Manhattan, no verificó los apartamentos que aparecen en su página web, publicó listados de alquileres inexistentes y estafó a los consumidores con decenas de millones de dólares, alegan las autoridades.

La investigación que condujo a la demanda descubrió un plan engañoso de la compañía que afectó principalmente a estudiantes e inquilinos de bajos recursos.

“Roomster contaminó el mercado en línea con reseñas falsas y listados falsos, lo que hizo aún más difícil para las personas encontrar viviendas de alquiler asequibles”, dijo Samuel Levine, director de la Oficina de Protección al Consumidor de la FTC.

La demanda alega que los ejecutivos de Roomster de manera deliberada publicaron reseñas falsas para que parecían reales y aumentar así las posibilidades de que se publicaran en las tiendas de aplicaciones. Llamaron a este esquema una “campaña de goteo”.