Un hombre de Nueva Jersey, desarrollador de software, era presuntamente en realidad un terrorista altamente capacitado que buscaba puntos de referencia estadounidenses en la Ciudad de Nueva York, Washington D.C. y otras ciudades importantes en busca de posibles ataques de Hezbolá entre 2000 y 2005, según señalaron los fiscales federales.

Los argumentos iniciales comenzaron el lunes en el juicio por terrorismo de Alexei Saab, de 45 años, un hombre de Morristown que supuestamente tenía una doble identidad mientras trabajaba para la Organización Jihad Islámica de Hezbolá, listo para atacar a los estadounidenses en lugares populares si Estados Unidos atacaba a Iránm, dijo el fiscal federal adjunto Samuel Adelsberg.

Durante el día, Saab era un ingeniero de software que trabajaba para empresas de tecnología y encajaba lo suficiente como para convertirse en ciudadano estadounidense, dijo el fiscal.

Por la noche, era “un terrorista y un espía” que investigaba posibles objetivos terroristas en Nueva York, Boston, Washington, D.C. y en el extranjero en Francia, Turquía y la República Checa, dijo Adelsberg.

Los objetivos investigados por Saab incluyeron el Rockefeller Center, Grand Central Terminal, los tres aeropuertos del área de Nueva York, los puentes de Brooklyn, Triborough y George Washington y los túneles Lincoln y Holland que conectan Nueva Jersey con Manhattan, entre otros lugares, dijeron los fiscales federales.

Saab fue arrestado en julio de 2019 luego de ser interrogado en 11 sesiones durante varias semanas con agentes del FBI.

El abogado de Saab, Marlon Kirton, dijo que toda la evidencia en el caso era del propio Saab y no podía considerarse confiable y señaló que Hezbolá nunca había atacado a estadounidenses en Estados Unidos.

En documentos judiciales, los investigadores dijeron que Saab les dijo a los agentes que tomó fotografías de edificios y lugares, incluidos Quincy Market y el Prudential Center en Boston y el edificio del Capitolio, el Congreso y la Casa Blanca en Washington, D.C. Se recuperó un video de Fenway Park de uno de los dispositivos electrónicos de Saab.

“Sobre el papel, vivía una vida normal cuando en realidad era un agente durmiente de Hezbolá”, dijo.

Además de las actividades de vigilancia en los Estados Unidos, Adelsberg dijo que Saab también operaba en el extranjero después de unirse a Hezbolá en 1996. Dijo que Saab trató de matar a un hombre que luego entendió que era un presunto espía israelí apuntándolo con un arma de fuego a quemarropa que se atascó.

Saab también enfrenta un cargo de fraude matrimonial por presuntamente casarse con una co-conspiradora en 2012 bajo falsos pretextos. El abogado de Saab no impugnó ese cargo.

Saab se declaró inocente de los cargos que incluyen brindar apoyo material a una organización terrorista extranjera, conspiración, recibir entrenamiento de tipo militar de una organización terrorista extranjera, obtención ilegal de ciudadanía para facilitar el terrorismo internacional y fraude en la solicitud de ciudadanía.

El cargo más grave conlleva una pena potencial máxima de 25 años de prisión, aunque los cargos colectivamente conllevan penas potenciales de más de 100 años de prisión.