El Secretario General de la ONU participó este jueves en un encuentro en la Asamblea General para reforzar la cooperación internacional.

La reunión fue parte del informe “Nuestra Agenda Común” en la que António Guterres refleja su visión sobre el futuro de la colaboración mundial y la revitalización de un multilateralismo inclusivo, interconectado y eficaz.

Se trató de la quinta y última consulta dirigida a la Asamblea, y Guterres agradeció a todos los Estados miembros su “compromiso constructivo y activo”.

La paz es el bien más preciado

“La paz es el bien público mundial más importante y las Naciones Unidas se crearon para proporcionarla”, dijo Guterres durante el encuentro que convocó con la invasión rusa a Ucrania como telón de fondo.

“La guerra supone muerte, sufrimiento humano y destrucción inimaginable, en un momento en el que no podemos permitirnos añadir más desafíos globales importantes a los que ya enfrentamos”.

“Este conflicto también nos exige unirnos para cooperar y ser solidarios en el apoyo a todos los afectados, y para superar esta violación del derecho internacional”, añadió.

Guterres destacó que alcanzar “un mundo sin miseria ni miedo, y lleno de oportunidades para todos, depende de centrarnos urgentemente en construir y fortalecer los fundamentos del sistema multilateral”.

Hay que buscar soluciones de inmediato

Por ello, en medio de un “incendio que hace saltar todas las alarmas” y que amenaza con romper el mundo, los países reunidos en la Asamblea, “deben estar a la altura de las circunstancias” y tomar la “enorme responsabilidad histórica” de unirse, acotó.

El titular de la ONU destacó que la Agenda Común es su aportación a la búsqueda de soluciones, pero que ahora corresponde a los Estados miembros llevar adelante sus propuestas.

“Pero no nos equivoquemos: las soluciones son esenciales y urgentes. Debemos tomar decisiones difíciles que nos permitan avanzar”.

La ONU vuelve a la casilla de salida

Con la desesperada situación que se vive Ucrania, el Secretario General resaltó que todavía adquiere mayor relevancia el estado de la cooperación multilateral.

“Hemos regresado a la misión inicial de la Carta de las Naciones Unidas, que consiste en salvar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra. Muchas personas de todo el mundo se preguntan cómo puede ocurrir esto en el siglo XXI”, reflexionó.

“¿Cómo es posible que sigamos mirando al abismo nuclear, mientras millones de personas huyen a través de las fronteras y se pisotean los principios más fundamentales del derecho internacional?”, añadió para determinar que los sistemas de gobernanza mundial necesitan una urgente revisión ya que el conflicto en Ucrania plantea “graves implicaciones globales en varios frentes.”

Niños jugando en un gimnasio escolar habilitado para acoger a familias de refugiados que han huido de la guerra en Ucrania., en Medyka, al sureste de Polonia,

UNICEF/Joe EnglishNiños jugando en un gimnasio escolar habilitado para acoger a familias de refugiados que han huido de la guerra en Ucrania., en Medyka, al sureste de Polonia,

Implicaciones de la invasión a Ucrania

A continuación, enumeró las repercusiones que acarrea la ofensiva rusa en Ucrania, pronosticando en primer lugar una mayor reducción de la financiación humanitaria que provocará un aumento del sufrimiento de los más vulnerables.

“En segundo lugar, podría aumentar indirectamente el hambre en el mundo. Ucrania posee una de las mayores reservas de grano del planeta, la Federación de Rusia es la segunda, y el conflicto podría hacer que los precios se dispararan”.

“En tercer lugar, este conflicto está profundamente relacionado con la crisis climática, lo que demuestra cómo nuestra continua dependencia de los combustibles fósiles pone la economía mundial y la seguridad energética a merced de los choques geopolíticos”, agregó.

Vaticinó un aumento de los precios de la energía y los alimentos que afectará aún más a las naciones en desarrollo dado que las consecuencias de la pandemia y el aumento de la inflación -junto con el de los tipos de interés- ya están obstaculizando el desarrollo.

“La potenciación de la cooperación internacional debe considerar todas las amenazas no tradicionales, como la guerra cibernética, las campañas de desinformación, las amenazas de las armas de destrucción masiva”, entre otros elementos abundó el Secretario General.

Posteriormente, señaló que su agenda representa “una llamada de atención sobre los riesgos a los que nos enfrentamos” y a “la peligrosa ilusión de que el statu quo es una opción viable”. Indicó que no hace falta leer el documento para reaccionar ya que “basta con mirar alrededor”.

“La crisis climática ha superado el punto de no retorno, a pesar de que tuvimos muchas advertencias y pudimos haber actuado antes. Gran parte del impacto producido por la pandemia de COVID-19 podría haberse evitado o mitigado. En cambio, millones de personas han muerto, han aumentado el hambre y la pobreza, y todavía observamos el impacto económico de la pandemia”, lamentó.

Reformar la gobernanza mundial

Guterres sostuvo ante los delegados que el conflicto está “haciendo estragos en el corazón de Europa, en violación de la Carta de las Naciones Unidas”, por lo que se precisa “un gran esfuerzo para mejorar la gobernanza mundial, gestionar los riesgos y salvaguardar los bienes comunes y públicos mundiales”.

“No se trata sólo de las Naciones Unidas, ni de ninguna otra institución. Se trata de trabajar juntos para resolver nuestros principales problemas por medio de las estructuras existentes (…), y de marcos nuevos o revitalizados cuando sea necesario”, apuntó.

Dijo que ha llegado el momento de formular recomendaciones concretas para mejorar la gobernanza mundial, y pidió a su Junta Consultiva de Alto Nivel sobre Bienes Públicos Mundiales que las elabore.

La Junta examinará las lagunas de gobernanza, las nuevas prioridades y los niveles de urgencia, al igual que las deliberaciones pertinentes en el marco de las otras vías que conducirán a una propuesta para la próxima Cumbre intergubernamental del Futuro que se celebrará en septiembre de 2023.

Un Pacto por el futuro para impulsar el desarrollo

En opinión de Guterres, la Cumbre supone “una oportunidad para que los líderes se comprometan a alejarse del peligroso rumbo que llevamos”. En un viso optimista estimó que un buen resultado podría conducir a un Pacto para el Futuro “que impulsara la Agenda 2030, el Acuerdo de París y la Agenda de Acción de Addis Abeba”.

Aunque especificó que corresponderá a los Estados miembros decidir qué se incluye en dicho Pacto, listó varios elementos recogidos en el informe “Nuestra Agenda Común”:

  • Una nueva Agenda para la Paz, que consiga unirnos en torno a una visión común de la paz y la seguridad frente a las nuevas amenazas y vulnerabilidades
  • Un Pacto Digital Global destinado a garantizar que la tecnología digital sea una fuerza para el bienestar humano, la solidaridad y el progreso.
  • El delineamiento de los principios clave para el uso pacífico y sostenible del espacio exterior.
  • La creación de los protocolos relativos a una Plataforma de Emergencia que nos permita gestionar los riesgos globales de forma más eficaz.
  • Una Declaración en la que se defina el compromiso de tener en cuenta los intereses y necesidades de las generaciones futuras en las decisiones que se tomen hoy, así como en los mecanismos para hacerlo.