Se reporta que al menos 50 personas murieron y varias decenas están desaparecidas tras severas inundaciones y deslizamientos de tierras provocadas por las intensas lluvias monzónicas en la India.

Las fuertes lluvias provocaron inundaciones en aldeas, arrasaron casas de barro, inundaron caminos y destruyeron puentes en algunas partes de los estados de Himachal Pradesh, Uttarakhand y Odisha. 

Las lluvias sobrepasaron a cientos de aldeas, arrasaron casas y dejaron a los residentes varados mientras los equipos de rescate se apresuraban a evacuar a los sobrevivientes.