El alcalde de Nueva York, Eric Adams, ha señalado la doble identidad que trae la emigración, a la que clasifica como “un arma secreta” de Estados Unidos, al presidir la ceremonia de naturalización de cuarenta personas en el edificio de la Alcaldía de la Gran Manzana.

En su discurso de bienvenida, Adams señaló que  “el único país del mundo que lleva la palabra ´sueño´ asociada a su nombre”, y por eso la expresión “sueño americano” es una realidad, dijo.

Subrayó también que Estados Unidos tiene la particularidad de no obligar a nadie a renunciar a su anterior nacionalidad.

“Nuestra arma secreta es ese guion, el guion que se pone entre dos culturas. Muéstrense fieles a su cultura y tráiganla a América para construir esta experiencia única llamada el sueño americano”, conminó el alcalde a sus nuevos compatriotas.

Puso como ejemplo de carreras de éxito las de dos políticos latinos de su propia administración: el comisionado de Asuntos de Inmigración, Manuel Castro, de origen mexicano, él mismo llegado ilegalmente a Estados Unidos como un “dreamer” (soñador) y hoy encargado de la cartera de emigración en la ciudad con mayor población extranjera del país.

O el de Ydanis Rodríguez, comisionado de transportes de la mayor red viaria urbana de Estados Unidos, “un dominicano que aún no ha perdido su acento”, bromeó Adams.

Los 40 nuevos estadounidenses, procedentes de 23 países diferentes, han pasado las respectivas pruebas de conocimientos lingüísticos, de historia del país y de los principios básicos de Gobierno, además de investigaciones policiales sobre sus antecedentes, antes de jurar este martes en público sobre la fidelidad a su nuevo país.