Familiares y amigos de la bebé que resultó herida de un disparo en la cabeza durante un tiroteo en El Bronx esta semana, se han reunido esta tarde en un vigilia para orar por la salud de la bebé.

La menor de padres latinos y de nombre Catherine continúa en el hospital, siendo intervenida quirúrgicamente, mientras hoy cumple su primer año de vida.

Se ha creado en el sitio web de GoFundme una página para recolectar fondos para la bebé.

Sus padres “ya tienen que lidiar con muchas cosas y lo último por lo que deben preocuparse son todos los problemas financieros que surgen del tratamiento médico, especialmente con tener que ausentarse del trabajo y aún así tener que cubrir los elementos esenciales de su hija mientras se recupera”, dice el mensaje de Marta Orellana, organizadora de la colecta.

El tiroteo ocurrió el miércoles por la noche en la avenida Valentine, a la altura de la calle 198.  Autoridades explican que dos hombres estaban intercambiando disparos en plena calle cuando una bala impactó en el auto en el que la niña se encontraba, alcanzando a la infante. 

La bebé estaba en el asiento posterior con su madre en el auto estacionado mientras el papá compraba en una tienda. La niña aún se encuentra en estado crítico pero estable.

La policía se encuentra en la búsqueda de los responsables y ofrece una recompensa de 3 mil 500 dólares por información que conduzca a un arresto.

La noche que sucedió el incidente el alcalde Eric Adams se desplazó al lugar y dijo luego en una conferencia de prensa que había hablado con los padres de la bebé.

“Lo primero que hizo la madre cuando entró en la habitación fue tomar nuestras manos y rezar”, dijo el alcalde. “Ella rezó. Rezó por su hija. Rezó por los niños de la ciudad. Rezó para poner fin a la violencia sin sentido”.

En un mensaje en redes sociales el alcalde también señaló:

“Una bebé de 11 meses baleada en El Bronx. Si eso no es una llamada de atención, no sé qué es. Debería ser inimaginable que esto sucediera en nuestra ciudad”, escribio Adams. “Pero ha pasado”.

“Los líderes de todos los niveles han abandonado las calles de la ciudad. Yo no lo haré”, aseguró el alcalde.

“Me niego a entregar la ciudad de Nueva York a la violencia”.

Esta tarde, el alcalde Eric Adams, junto a las mas altas autoridades de la ciudad se hizo presente en la vigilia, en la cual aseguraron que harán todo lo que está en sus manos para erradicar la violencia y sacar las armas de la ciudad.