El reconocido empresario, Elon Musk, ha completado su adquisición de Twitter por $ 44.000 millones de dólares, según confirmó la compañía.

Después de aceptar inicialmente comprar la compañía en abril, Musk pasó meses intentando salir del trato, primero citando preocupaciones sobre la cantidad de bots en la plataforma y luego denuncias planteadas por un denunciante de la compañía.

Al cerrar el acuerdo, se aclaran muchas dudas sobre el negocio, los empleados y los accionistas de Twitter que se presentaban durante gran parte del año.

Se conoció que al completar la compra, Elon Musk despidió al CEO Parag Agrawal y a otros dos ejecutivos, según dos personas familiarizadas con la decisión.

El multimillonario ha dicho que no está de acuerdo con la práctica de Twitter de prohibiciones permanentes para aquellos que violan repetidamente sus reglas, lo que plantea la posibilidad de que una cantidad de usuarios previamente prohibidos puedan resurgir en la plataforma.

Quizás de manera más inmediata, muchos estarán atentos para ver qué tan pronto Musk podría permitir que el expresidente Donald Trump regrese a la plataforma, como dijo anteriormente que haría.

Musk, se involucró con la compañía a principios de este año cuando acumuló una participación de más del 9% en sus acciones. Después de anunciar que se había convertido en el mayor accionista de Twitter, Musk aceptó y luego se retiró de una oferta para formar parte del directorio de la empresa.