Más de 2,100 personas señaladas de pertenecer a grupos dilectivos han sido capturadas en los últimos 4 días, después que se aprobó el pasado domingo el régimen de excepción en El Salvador, según confirmó la noche del martes 29 de marzo el presidente Nayib Bukele.

Los operativos y capturas se han intensificado luego que fuera aprobado por la Asamblea Legislativa el régimen de excepción solicitado por Bukele ante el repunte de homicidios que se dio desde el pasado viernes y donde el sábado se registrara el número más alto de homicidios en el país.

Entre el viernes y el lunes se reportaron 89 asesinatos, una cifra que ha superado los promedios de criminalidad en El Salvador, que ha llevado a las autoridades a realizar operativos en las comunidades controladas por pandillas.

Bukele aseguró que de los capturados “ninguno saldrá libre” y que continuarán con la “guerra contra las pandillas”. Esto mientras que decenas de familiares buscan información acerca de sus parientes detenidos, preocupados para que tengan lo básico durante su detención.

El mandatario ordenó el pasado domingo al director de Centros Penales, Osiris Luna, que decretara Estado de Emergencia en las cárceles y que se racionara la comida a los reclusos para que esta alcance para los nuevos ingresados ya que no gastarían más recursos públicos en mantenerlos.