El Real Madrid debutó en la Champions League goleando 3-0 al Celtic, un conjunto español que presencia una mala noticia en la preocupante lesión de Karim Benzema.

Los goles de Vinicius y Luka Modric aparecieron a los cuatro minutos del segundo tiempo y la aparición de Eden Hazard, elegido para relevar al capitán, sentenció el partido.