A partir de este miércoles el Museo Tributo al 11 de septiembre en Manhattan cerrará de manera definitiva, debido a las deudas acumuladas durante la pandemia.

Este museo se encuentra no muy lejos de su contraparte más grande, el Museo Nacional – Memorial del 11 de septiembre, el más conocido de Nueva York, junto a los estanques conmemorativos construidos sobre la ubicación donde estaban las Torres Gemelas.

“Las dificultades financieras, incluida la pérdida de ingresos causada por la pandemia, nos impiden generar fondos suficientes para continuar operando el museo físico”, dijo Jennifer Adams, cofundadora y directora ejecutiva del 9/11 Tribute Museum.

Pese a cerrar sus puertas, los interesados podrán acceder a la información del museo en línea con material interactivo que incluye historias en vídeo de las personas afectadas.

La mayor parte de la colección del museo se trasladará al Museo del Estado de Nueva York en Albany. El Museo Tributo tenía un personal de 10 empleados y 300 voluntarios.

Antes de la pandemia, alrededor del 40% de los visitantes del museo procedían del extranjero.

El 9/11 Tribute Museum tiene sus raíces en 2004, cuando un grupo fundado por familiares de las víctimas decidió convertir una antigua tienda de delicatessen, a unos pasos de la zona cero, en un punto focal para la conmemoración de los ataques terroristas de 2001 que mataron a casi 3,000 personas.