Los líderes mundiales que lleguen a la sede de la ONU para las reuniones de alto nivel de la Asamblea General de la próxima semana, serán recibidos por un nuevo mural poderoso y sorprendente del renombrado artista brasileño Eduardo Kobra, que centra la atención en el cambio climático y la administración del planeta.

El panel, que se extiende a lo largo de la entrada de la Primera Avenida, justo por encima de la emblemática calle 42 de Nueva York, y se eleva por encima de las banderas nacionales del mundo que ondean a la entrada de las Naciones Unidas, ocupa unos 350 metros cuadrados, y está previsto que se inaugure oficialmente el viernes.

El artista, que tiene más de 20 obras expuestas por toda la ciudad, dijo a Noticias ONU que su instalación celebra la sostenibilidad, un tema central de los debates que se celebrarán la próxima semana en la sede de la ONU en Nueva York, ya que la Organización quiere acelerar el cumplimiento de los compromisos para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible, incluidos en la Agenda 2030.

Este año, la sede de la ONU también expuso obras del artista para celebrar el bicentenario de la independencia de Brasil.

El mural del artista brasileño Kobra en la sede de la ONU en Nueva York

El futuro es ahora

Al describir su nueva obra, que ha estado de llamando la atención de viandantes y funcionarios durante toda la semana a medida que el enorme lienzo se acerca a su finalización, dijo que los temas que trata son universales y urgentes.

“El mensaje es sobre el planeta que entregamos a nuestras próximas generaciones. ¿Cómo estamos cuidando nuestro planeta? Porque el futuro es ahora. El futuro ya ha empezado, y todos somos responsables de él“.

Kobra indicó que en el mural aparece un “brasileño común y corriente”. Se trata de alguien que representa el mismo sentimiento “de cuidar el planeta” que debería sentir todo el mundo.

En el epicentro de la obra se ve Latinoamérica a la que Kobra colocó “ahí precisamente por el cuidado que tenemos con nuestra querida Amazonia”.

En el mural aparecen un hombre y un niño, con el planeta Tierra en el centro. Kobra explicó que representa a un padre que hace un regalo a su hija, reflejando lo que espera que sea un nuevo legado de cuidado del medio ambiente, que se entregará a las generaciones futuras.

Está previsto que la obra permanezca expuesta al menos hasta diciembre.

Eduardo Kobra junto a algunas de sus obras en una exposición de 2022 en la sede de la ONU.

Trabajo a contrarreloj

Para que todo esté listo a tiempo para el inicio de la Semana de Alto Nivel y el Debate General del 77 periodo de sesiones de la Asamblea General, que reúne a Jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo, el artista y su entregado equipo han trabajado durante muchas horas, a veces durante la noche, hasta las cinco de la madrugada.

“Hemos tenido dos o tres días de lluvia. Todo el proceso de pintura, que debería durar una semana, está llevando más tiempo, pero estamos trabajando para que sea más rápido”, explicó.

Otros 11 cuadros de Kobra estaban expuestos hasta hace poco en la entrada de los delegados a la sede de la ONU. La exposición se organizó a raíz de una invitación de la Misión de la ONU en Brasil, para celebrar el bicentenario de la nación, a principios de este mes.

Kobra es uno de los artistas callejeros más importantes del mundo, y su obra puede verse desde la megaciudad brasileña de São Paulo hasta ciudades de otros continentes como Abu Dhabi, en los Emiratos Árabes Unidos.