El histórico acuerdo para exportar grano ucraniano y fertilizantes rusos, negociado por la ONU y Türkiye con Rusia y Ucrania, debe mantenerse vivo, ya que es de vital importancia en medio de la crisis alimentaria mundial, dijeron el lunes dos altos funcionarios de la ONU en una reunión del Consejo de Seguridad.

Rusia solicitó la reunión tras su decisión de suspender este fin de semana su participación en la Iniciativa de Granos del Mar Negro, en respuesta a unos supuestos ataques ucranianos contra sus barcos e infraestructuras en ese mar.

El secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios de la ONU, Martin Griffiths, y la directora de la Agencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), Rebecca Grynspan, informaron a los embajadores del Consejo de Seguridad sobre los recientes acontecimientos.

Ayuda alimentaria

“Las exportaciones de grano de Ucrania no son una operación de ayuda alimentaria. Funcionan como una enorme palanca sobre el precio, con efectos positivos en todo el mundo. Las nuevas acusaciones de seguridad son motivo de gran preocupación para el Secretario General y muchos Estados miembros están preocupados ahora porque el acuerdo está en peligro“, dijo Griffiths.

Ucrania y Rusia representan aproximadamente el 30% de las exportaciones mundiales de trigo y cebada, una quinta parte del maíz y más de la mitad del aceite de girasol.

Rusia es también el mayor exportador mundial de fertilizantes, con un 15% de las exportaciones mundiales.

La Iniciativa de Granos del Mar Negro fue firmada por la ONU, Ucrania, Rusia y Türkiye durante una ceremonia celebrada en Estambul en julio. En virtud del acuerdo, los barcos que transportan grano desde tres puertos ucranianos viajan por un corredor acordado hasta los mercados de todo el mundo.

La ONU y Rusia también firmaron un acuerdo paralelo sobre la exportación de cereales y fertilizantes.

La ONU está dispuesta a investigar

Griffiths dijo que sería “un grave abuso” de la Iniciativa de Granos del Mar Negro si se utilizara de alguna manera para obtener ventajas operativas militares.

“Las Naciones Unidas tienen el solemne privilegio de ayudar a las Partes a aplicar este acuerdo único (…)  La ONU está dispuesta a investigar, junto con los Estados miembros que forman parte de la Iniciativa, todas y cada una de las pruebas presentadas, si así se solicita“, añadió.

Además, el mecanismo que implementa la Iniciativa, el Centro de Coordinación Conjunto, compuesto por representantes de los cuatro signatarios, ha establecido procesos acordados para los incidentes y cualquier accidente. 

Proceso de consenso en marcha

“Por eso, la suspensión de Rusia es preocupante. En el Centro hay un proceso minucioso para llegar a un consenso sobre asuntos grandes y pequeños, incluso cuando en medio de la guerra. El Centro de Coordinación tiene que ser, y es, meticulosamente imparcial”, afirmó.

En cuanto a las acusaciones de Rusia, Griffiths declaró que “ningún buque, avión o activo militar está, o ha estado, involucrado en el apoyo a la Iniciativa por ninguna de las partes“.

Y añadió que el corredor por el que transitan los buques no proporciona ni cobertura ni protección para acciones militares ofensivas o defensivas.

Griffiths también abordó el supuesto uso indebido de los buques de carga con fines militares para declarar que “ningún buque se encontraba en el corredor la noche en que se produjeron los ataques denunciados, y ninguno informó de un incidente durante el fin de semana”.

El primer buque comercial que transporta grano en el marco de la Iniciativa de Granos del Mar Negro.

Alimentos en movimiento

Mientras tanto, se han tomado medidas de emergencia para liberar parte de la carga de los puertos ucranianos e inspeccionar algunos de los aproximadamente 100 barcos que están en cola y listos para zarpar.

El jefe de ayuda insistió en que las exportaciones de Ucrania y Rusia son vitales en un mundo en el que millones de personas pasan hambre y tienen dificultades para pagar sus facturas.

“Permítanme decir también muy claramente que esperamos que todos los Estados miembros trabajen para apoyar la aplicación del Memorando de Entendimiento con la Federación Rusa, también firmado el 22 de julio, para garantizar que sus propias exportaciones de alimentos y fertilizantes puedan llegar rápidamente a los mercados mundiales”, dijo al Consejo.

Impacto de los acuerdos

Rebecca Grynspan, por su parte, amplió este mensaje en su intervención y dijo que, desde que se firmaron los dos acuerdos, las exportaciones de grano de Ucrania y Rusia aumentaron sustancialmente, y los precios de los alimentos bajaron durante seis meses consecutivos.

Sin embargo, la incertidumbre en torno a la continuidad de la Iniciativa está provocando un nuevo repunte de los precios, y sólo el lunes los mercados de futuros del trigo subieron más de un 6%. También advirtió de la “escasez de fertilizantes”, con precios elevados que afectan a los agricultores, lo que también podría repercutir en la disponibilidad de otros productos básicos como el arroz.

Grynspan dijo que la ONU se ha centrado en encontrar soluciones para que los mercados clave puedan acceder a los fertilizantes rusos.

Las sanciones son un factor

Lo que hemos llamado el “efecto de enfriamiento” de las sanciones en el sector privado, el exceso de cumplimiento, los riesgos para la reputación, la evasión del mercado, siguen siendo un obstáculo real”, dijo Grynspan, hablando por videoconferencia.

Además, “los costes de transacción de las primas de seguro, los pagos financieros, los costes de envío y el transporte, para las exportaciones rusas de alimentos y fertilizantes, son muy elevados, lo que hace que los precios mundiales de los alimentos y los fertilizantes sigan siendo altos”.

Negociaciones muy intensas

En cuanto a otros esfuerzos de la ONU, informó de que ha habido “negociaciones muy intensos” con Estados Unidos, la Unión Europea, el Reino Unido y otros países, así como con el sector privado para conseguir excepciones a las sanciones impuestas a Rusia por la invasión de Ucrania.

“Pero, incluso con exenciones claras sobre las sanciones, aún queda mucho trabajo por hacer”, añadió.

En concreto, la alta funcionaria citó “la necesidad de seguir aclarando las exenciones para los alimentos y los fertilizantes dentro de los diferentes regímenes de sanciones, la necesidad de abordar las restricciones indirectas al comercio de alimentos y fertilizantes, así como mejorar la disposición del sector privado a participar”.