“Llamo a todos los representantes de los Estados a garantizar que ningún tipo de terrorismo disponga de un refugio seguro”, solicitó este viernes Nidhi Chaphekar, superviviente de los atentados terroristas de Bruselas de 2016, en la apertura de una reunión especial del Comité de las Naciones Unidas contra el Terrorismo que se celebra este fin de semana en la India.

El evento abrió sus puertas en el hotel Taj Mahal Palace de Bombay donde una serie de atentados terroristas coordinados dejaron 31 muertos y una multitud de heridos, en noviembre de 2008. Entre los supervivientes de ese atentado se encuentra Karambir Kang, que aseguró que los puntos de vista y las necesidades de las propias víctimas se oyeron alto y claro.

Kang forma parte de la plantilla del hotel y recordó los terroríficos momentos en los que perdió a su mujer y a su hijo, y a muchos compañeros.

Atacaron nuestra casa

“Sentimos como si fuera un ataque a nuestra casa. Por lo tanto, teníamos que defenderla. El Taj Mahal es nuestro monumento al amor. […] El terrorismo no es algo que les sucede a otras personas en otro lugar. Es real, y puede ocurrirle a cualquiera en cualquier lugar”, afirmó.

Como superviviente, destacó que su “acto de rebeldía” fue reconstruir el hotel en sólo 18 meses. “Por ello, pido al Consejo de Seguridad que desafíe estos actos de terrorismo actuando y cooperando, de forma decidida, contra el terrorismo”, concluyó.

Moshe, que solo tenía dos años cuando se produjo ese atentado, logró salvar su vida gracias a su niñera. Actualmente vive en Israel con sus abuelos -su madre y su padre fueron asesinados a tiros durante la matanza terrorista- y destacó la trascendencia del evento.

Es muy importante que encuentren nuevas formas de combatir el terrorismo, para que nadie tenga que pasar por lo que yo he pasado”, instó en un mensaje de vídeo.

“Somos las víctimas de los ataques a la humanidad”,

El acto de apertura se celebró en el hotel en memoria de las víctimas y contó con la participación tanto de los actuales Estados miembros del Consejo de Seguridad como de los recién elegidos que comenzarán a ejercer sus funciones el próximo año.

La presidenta del Comité, la embajadora india Ruchira Kambo, destacó que la presencia de estos testimonios es vital para mostrar a la comunidad internacional las consecuencias de los actos terroristas y la capacidad de recuperación de sus supervivientes.

“Una cosa que compartimos todos nosotros [los supervivientes] es el dolor”, añadió Chaphekar. “Somos las víctimas de los ataques a la humanidad“, concluyó.

Una afirmación que vino precedida por la reflexión sobre los atentados que hizo la semana pasada el Secretario General de la ONU cuando visitó el hotel Taj Mahal Palace y destacó que “el terrorismo es un mal absoluto y no tiene cabida en el mundo actual”.

António Guterres añadió que “la lucha contra el terrorismo debe constituir una prioridad mundial“, y aseguró que lo es en las actividades de las Naciones Unidas. El titular de la ONU también expresó su solidaridad con las víctimas y los supervivientes de los atentados de Bombay.

Las múltiples caras del terrorismo

Tras la ceremonia conmemorativa, los representantes empezaron a debatir el tema central de la reunión, es decir, cómo se está abusando de la tecnología para propagar el terror. Los representantes expusieron sus preocupaciones y recibieron información por parte de los expertos de la ONU.

Cuando uno piensa en terrorismo, la primera imagen que le viene a la mente suele ser la de grandes atentados perpetrados por conocidos grupos extremistas, en su mayoría contra civiles. Sin embargo, la tecnología nos revela otra cara del terrorismo, pues nos acerca a la amenaza de los atentados “invisibles” y, en muchos casos, literalmente a un clic de distancia.

Este sábado se celebrarán en la capital de la India, Nueva Delhi, varias sesiones en las que se debatirá sobre la financiación online del terrorismo, el uso de drones en los conflictos y la importancia de los derechos humanos para definir las directrices en la materia.  

David Scharia, responsable de la subdivisión del Comité Ejecutivo de la Lucha contra el Terrorismo, dijo a Noticias ONU que espera lograr un cierto grado de entendimiento sobre cómo balancear los beneficios y los riesgos de estas innovaciones.

“Las economías y las sociedades obtienen muchos beneficios de estas tecnologías. Al mismo tiempo, probablemente se reconozca que existe un riesgo y un reto para afrontarlo, lo cual requerirá varios pasos”, argumentó.

Scharia confía en que los resultados “no sacrificarán nuestros valores, en particular, los derechos humanos, la libertad de expresión, la libertad de asociación, el derecho a la información, el derecho a la intimidad”.

Añadó que una baza esencial para el debate es reunir en torno a la mesa a la sociedad civil, el sector privado y el mundo académico.

“Ellos [el sector privado] entienden las tecnologías mucho mejor que los gobiernos, y también saben si nuestras soluciones serían eficaces o no”.

Durante el encuentro, representantes de empresas tecnológicas como Google y Meta informarán a los miembros del Consejo de Seguridad.

Scharia explico que la “reunión no concluirá con un plan de acción muy concreto”, sino que allanará el camino, en colaboración con los Estados miembros, para nuevos debates, lo que considera que constituye un avance significativo en esta parte clave de la lucha contra el terrorismo.