Adquiridas por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), con el apoyo de la ONU, las unidades de mamografía triplicarán la disponibilidad actual de este tipo de pruebas en la remota región.

Uno de los buques, el Soares de Meirelles, ya ha empezado a prestar sus servicios a lo largo de la vital vía fluvial sudamericana, y pronto se le unirá el segundo buque, el Carlos Chagas.

¿Por qué son tan importantes las pruebas de detección del cáncer?

En Brasil, el cáncer de mama representa casi el 30% de todos los tipos de cáncer, y aproximadamente el 40% de las pacientes solo se diagnostican en las fases avanzadas de la enfermedad.

Las pruebas de detección del cáncer se utilizan para localizar la enfermedad en una fase temprana, cuando pueden tratarse con mayor eficacia.

La primera etapa del proceso consiste en una radiografía de las mamas, una mamografía. Con estas dos nuevas unidades surcando las aguas del Amazonas, cada buque podrá realizar hasta mil pruebas de este tipo al año.

El director general del OIEA, Rafael Mariano Grossi, destacó la importancia de contar con las pruebas de detección para reforzar la lucha mundial contra el cáncer.

“Gracias a esta colaboración sin precedentes, se pueden prestar servicios más eficaces y oportunos contra el cáncer de mama en estas regiones remotas de Brasil”, declaró.

Una máquina de mamografía a bordo del buque de la marina brasileña Carlos Chagas.

Viajes previstos

En 2022, los dos barcos realizarán ocho viajes de hasta 45 días cada uno.

Viajarán desde el delta del río Amazonas hasta las fronteras de Colombia, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela, cuyas comunidades también podrían beneficiarse de estos servicios.

Gracias a su diseño, los buques de la Armada pueden navegar por las aguas estrechas y poco profundas para hacer llegar esta asistencia sanitaria tan necesaria directamente a las mujeres que viven en las orillas del río. 

Anteriormente, las mujeres de la región del río Amazonas tenían que desplazarse al centro de salud más cercano, lo que implicaba viajes agotadores que podían durar varios días, para poder disponer de estas pruebas.

Este era el caso de las mujeres de la ciudad de Tabatinga, cerca de la frontera con Perú y Colombia, que durante siete días debían recorrer 1600 km para disponer de estas pruebas en el centro de salud de Manaos, la capital del estado brasileño de Amazonas. 

Más esperanza río arriba

Las dos unidades de mamografía fueron adquiridas e instaladas en los barcos en 2021 a través del Programa de cooperación técnica de la agencia de la energía atómica.

El Organismo también aportó fondos para la formación del personal que opera los equipos.

A pesar de la pandemia de COVID-19el buque Soares de Meirelles consiguió realizar unas 300 mamografías en diez ciudades en octubre de 2021.

La prestación de servicios de detección del cáncer en una de las zonas más remotas del mundo es un ejemplo del tipo de asistencia que lleva a cabo la agencia para incrementar el acceso a la atención oncológica en todo el mundo.

Rayos de esperanza

La semana pasada, el organismo anunció una nueva iniciativa, denominada “Rayos de esperanza“, para apoyar a los Estados miembros en el diagnóstico y el tratamiento mediante una serie de tecnologías de radiación, que arrancará con los países africanos más necesitados.

El organismo ofrece apoyo a los países en el establecimiento de servicios de radioterapia y en la integración de estos en los planes nacionales de control del cáncer.

Asimismo, ofrece formación para el personal de medicina nuclear y radiológica, servicios de asesoramiento técnico y ayuda a la financiación y adquisición de equipos.