Este 16 de junio, la Asamblea de las Naciones Unidas celebra el Día Internacional de las Remesas Familiares, con el objetivo de resaltar la contribución que realizan millones de trabajadores migrantes al momento de enviar dinero a sus países de origen.

Los flujos de las remesas se han multiplicado durante los últimos años y han servido para contrarrestar los problemas económicos en varios países.

Los comportamientos de las remesas representa el ingreso de divisas, el consumo, dolarización y, por tanto, incide en el desempeño del Producto Bruto Interno del respectivo país. 

La evolución de la industria financiera, se ve reflejada en la digitalización de los pagos, generando una importante transformación en el envío de dinero y ello se traduce en una mayor practicidad para los usuarios e integración.

La iniciativa de las Naciones Unidas busca poner en práctica el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular que hace un llamado a la reducción de los costos de las transferencias internacionales y a una mayor inclusión financiera a través de las remesas.