l Senador Bob Menéndez (D-N.J.) emitió las siguientes declaraciones en respuesta a la decisión de la Administración Biden de extender el aplazamiento de pagos de préstamos estudiantiles hasta fines de agosto del 2022:  

“Me complace que el Presidente Biden haya extendido el aplazamiento de emergencia de los pagos de préstamos estudiantiles, que le ha dado un alivio económico enorme a millones de personas durante la pandemia del COVID-19 en Nueva Jersey y en todo el país. Esta pausa le ayudará a millones de personas que siguen recuperándose de los devastadores impactos económicos de la pandemia.

“Sin embargo, hay mucho más que el Presidente puede hacer para proporcionar a los prestatarios un alivio económico más duradero. Antes de reanudar los pagos de los préstamos estudiantiles, le insto a que ejerza su autoridad ejecutiva para cancelar hasta 50,000 dólares en préstamos estudiantiles. También le insto a que amplíe el aplazamiento más allá del 31 de agosto para que pueda solucionar los problemas de largo plazo con el reembolso basado en los ingresos (IBR, por sus siglas en inglés), la condonación de préstamos por servicio público (PSLF, por sus siglas en inglés) y los problemas relacionados con los administradores de los préstamos estudiantiles federales. Esto le dará nuevas oportunidades a millones de prestatarios que han pospuesto la compra de su primera casa, la apertura de un pequeño negocio o incluso el comienzo de una familia debido a su deuda estudiantil.

“En el Congreso, junto a mis colegas demócratas, ya eliminamos una barrera clave para cancelar la deuda estudiantil cuando aprobamos el Plan de Rescate Americano que incluyó mi propuesta para eliminar los pagos de impuestos sobre cualquier cantidad de deuda estudiantil condonada. Lo único que se interpone entre millones de prestatarios y el tan necesario alivio que necesitan es la firma del Presidente, quien no debería esperar más para condonar los préstamos estudiantiles. Más de 43.4 millones de personas con deuda de préstamos estudiantiles merecen una oportunidad para forjar un futuro más brillante y próspero, sin la carga agobiante de la deuda estudiantil”.