Mientras Cristina Fernández, Vicepresidente de Argentina, saludaba a una multitud que la apoyaba fuera de su casa, un hombre apuntó con una pistola, hecho que se ha catalogado como intento fallido de magnicidio.

Kirchner no resultó herida, pues el arma, que estaba cargada, “no funcionó”, según dijeron las autoridades. El hombre fue detenido y este viernes la justicia calificó el expediente como “tentativa de homicidio calificado”.

Más tarde, la vicepresidenta salió de su casa junto a su guarda personal, saludó y se montó en un auto.

“El ataque a Cristina Kirchner es el más grave desde que hemos recuperado nuestra democracia”, dijo el presidente argentino, Alberto Fernández.

“Este atentado merece el más enérgico repudio de la sociedad argentina porque afecta la democracia”, agregó.

Todavía no están claras las circunstancias del ataque contra Cristina Kirchner.

Videos captados por teléfonos de varios testigos muestran el momento en el que apuntan con una pistola a la cabeza de la vicepresidenta, a solo centímetros de la dirigente, en medio de una multitud.

En las imágenes se puede ver cómo aparece el brazo y la mano cargando la pistola entre la multitud, cómo se apunta contra la vicepresidenta y se escucha lo que parece ser el sonido del intento de disparo.

La pistola no se disparó pese a estar cargada, explicó el presidente Fernández.

“La vicepresidenta permanece con vida porque, por una razón todavía no confirmada técnicamente, el arma, que contaba con cinco balas, no se disparó pese a haber sido gatillada”.