La Copa Africana de futbol inicia el próximo domingo en Camerún y para que esto se lograra debieron mostrarse fuertes ante las presiones de la FIFA, la reticencia de los gigantes europeos a ceder a sus figuras y reajustar condiciones por el avance de Ómicron-

En el plano deportivo, los mejores jugadores estarán presentes con Mané, Salah, Aubameyang y Mahrez como abanderados.

Luego de complicaciones sanitarias que dificultaron la fase de clasificación y obligaron a retrasar exactamente un año el comienzo del certamen más importante de África.

La presencia del coronavirus en estos últimos años trajo serias controversias en la diagramación de las competiciones, sobre todo afectando a los clubes y deportistas que se desempeñan en Europa. Estadios cerrados o con aforos reducidos, suspensiones, torneos inconclusos, brotes en planteles, restricciones sanitarias…

Cuando parecía que el contexto adverso había culminado e iba a ser posible llevar a cabo la CAN21, la aparición de la variante Ómicron reflotó viejos problemas. Las restricciones impuestas por los países europeos, sobre todo de Reino Unido, hacia los civiles procedentes de África propició que los clubes de la Premier League intentaran desligarse de la responsabilidad de ceder a sus futbolistas pese a ser una obligación de la FIFA.

Ya sin oportunidades burocráticas ni políticas que puedan tumbar el campeonato, la amenaza principal radica en que el Covid-19 permita un desarrollo normal.

Argelia, campeón de la edición de 2019 y flamante ganador de la Copa Árabe 2021, integrará el E con todas sus figuras a disposición. Riyah Mahrez, estrella del Manchester City, será la bandera de un combinado serio, que acumula 33 juegos sin derrotas con el primer equipo y que apunta a pisar fuerte en Camerún. Guinea Ecuatorial, Sierra Leona y Costa de Marfil (con Nicolas Pépé y Sebastien Haller) integran esa zona.