El fallecimiento de la reina Isabel II, marca el inicio de un protocolo preparado con mucha anticipación, Carlos de Gales pasa a ser el monarca de Inglaterra como Carlos III del Reino Unido.

El ex príncipe de Gales debe una serie de pasos protocolarios para su coronación como rey.

Durante las primeras 24 horas posteriores al fallecimiento de la reina, Carlos III será proclamado rey oficialmente en el Palacio de St. James, en Londres. Es en esta ceremonia donde el Presidente del Consejo Privado, Penny Mordaunt, lee un comunicado donde muestra su apoyo al nuevo rey. Finalmente, se firma la proclamación por el primer ministro, el arzobispo de Canterbury y el Lord Canciller.

Al día siguiente, el nuevo rey vuelve a reunirse con el Consejo de Adhesión y con el Consejo Privado, con el objetivo de dar su primera declaración como monarca de la nación. Posteriormente, se hace un comunicado oficial y público en el  Friary Court de St James’s Palace, donde se declarará a Carlos III como nuevo rey. 

Sin embargo, para que suceda la coronación oficial, conlleva cierto tiempo de preparación. Desde la proclamación hasta la coronación pueden pasar meses o, incluso, un año, como fue el caso de la reina Isabel II, que tomó el trono en febrero de 1952, pero no fue hasta junio de 1953 cuando fue coronada reina en la ceremonia oficial.