El gobierno de Joe Biden ha anunciado que a partir del 19 de enero los estadounidenses podrán ordenar gratis las pruebas caseras del covid-19.

La casa blanca había prometido a finales de 2021 que iba a comprar 500 millones de pruebas caseras para que todos los hogares del país tuvieran acceso a ellas.

Un portavoz de la Casa Blanca aseguró que ya se han adquirido 420 millones de esas pruebas y que la compra de los 80 millones restantes está a punto de concluirse.

En las últimas semanas, las pruebas para el covid-19 han escaseado debido a que la variante ómicron se ha propagado de manera insólita por todo el país.

Desde el 19 de enero, las personas interesadas en hacerse un examen, pueden visitar https://www.covidtests.gov/ para ordenar una prueba casera del covid.

La Casa Blanca informó también que creará una “línea telefónica gratuita para ayudar a quienes no pueden tener acceso al sitio web a pedir sus órdenes”. Añadió que “trabajará con organizaciones comunitarias locales y nacionales para apoyar a las comunidades más golpeadas y que enfrentan mayor riesgo en la nación para solicitar las pruebas”.

Entre esas comunidades se encuentran las que tienen residentes pertenecientes a minorías, personas con discapacidades y de escasos recursos.

Cómo ordenar las pruebas

De acuerdo con la Casa Blanca, para ordenar las pruebas, las personas necesitan dar su nombre completo y la dirección de su casa. No se requiere proveer el número de una tarjeta de crédito porque no se cobrarán ni la prueba ni el envío. Si así lo desean, los interesados también pueden dar su correo electrónico.

Todavía no se ha dado a conocer la hora exacta en la que el sitio web empezará a funcionar, pero funcionarios de la Casa Blanca esperan que no haya problemas técnicos.

Cada hogar puede ordenar hasta cuatro pruebas para asegurar que todos los miembros de una familia tengan acceso a ellas.

Además de las pruebas caseras, los funcionarios de la administración Biden señalaron que en los próximos días el gobierno federal colocará sitios adicionales de pruebas en todo el país. En la actualidad hay más de 20.000 de estos lugares.

Las compañías privadas de seguro médico tendrán que cubrir los costos de cualquier compra adicional de pruebas caseras.

Funcionarios de la Casa Blanca estiman que el envío de pruebas tomará de siete a 12 días. Todas las pruebas ordenadas en la parte continental de Estados Unidos serán enviadas a través del Servicio de Paquetería de Primera Clase. Los envíos hacia Alaska, Hawaii, y Territorios de EEUU o que tengan direcciones APO, FPO o DPO se mandarán por Correo Prioritario.

La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo también que la administración trabaja con el USPS (Servicio Postal de Estados Unidos) para entregar de manera rápida las pruebas a los hogares.

Sin embargo, este servicio ha experimentado significativas demoras en las últimas semanas por la escasez de personal, el clima extremo y la alta demanda.