Comunidades de tres municipios de Chocó recibieron atención humanitaria inmediata por parte de la Unidad para las Víctimas, que servirá para mitigar el impacto de la violencia.

En el municipio de Sipí, las comunidades atendidas son Barrancocito, Cañaveral, San Agustín, Buenas Brisas y Chambacú que recibieron kits de alimento y aseo. Entre tanto, los habitantes de las comunidades de Negría y Doidó de Istmina también recibieron ayuda humanitaria inmediata en especie. Mientras, en Lloró, las comunidades de Antumiadó y Las Toldas se vieron beneficiadas con la entrega de los kits de alimentos y aseo.

Estas ayudas fueron solicitadas por las administraciones municipales y soportadas en los censos levantados por las personerías y alcaldías, con lo cual se establecieron las condiciones y las características de la ayuda que debían recibir los hogares de las comunidades afectadas.

La directora territorial, Vanessa Palacios, quien ha estado en constante comunicación con los alcaldes, manifestó su apoyo para gestionar no sólo la ayuda humanitaria que recibieron estas comunidades, sino también para activar el Sistema Nacional de Atención y Reparación Integral de Víctimas (SNARIV) para que otras entidades de acuerdo con su misionalidad atiendan a estas familias oportuna e integralmente.