El presidente Joe Biden rechazó otro de los reclamos de privilegio ejecutivo del expresidente Donald Trump, y decidió que los registros de visitantes de la Casa Blanca de Trump deben entregarse al comité de la Cámara que investiga el ataque del 6 de enero al Capitolio de los EE. UU. y el esfuerzo por anular las elecciones de 2020, dentro de 15 días.

Una carta de la consejera principal de la Casa Blanca, Dana Remus, a los Archivos Nacionales: “El presidente ha determinado que una afirmación del privilegio ejecutivo no es lo mejor para los intereses de los Estados Unidos y, por lo tanto, no está justificada, en cuanto a estos registros y partes de los registros”, dice la carta.

Los registros de visitantes en cuestión, escribe Remus, “son entradas en los registros de visitantes que muestran información de citas para personas que fueron procesadas para ingresar al complejo de la Casa Blanca, incluso el 6 de enero de 2021”.

La carta continúa explicando que la administración de Biden divulga de forma rutinaria los registros de visitantes, al igual que la administración de Obama, por lo que “preservar la confidencialidad” de los registros de Trump “no es necesario para proteger los intereses institucionales a largo plazo del Poder Ejecutivo”.

Biden también ordenó a los Archivos que entregaran lotes anteriores de documentos de Trump, y en la carta del martes sobre los registros de visitantes, Remus cita las justificaciones anteriores de Biden: “El Congreso tiene una necesidad apremiante al servicio de sus funciones legislativas de comprender las circunstancias que llevaron a. . . el ataque más serio a las operaciones del Gobierno Federal desde la Guerra Civil. Las protecciones constitucionales del privilegio ejecutivo no deben usarse para ocultar, del Congreso o del público, información que refleje un esfuerzo claro y aparente para subvertir la Constitución sí mismo.”

Trump perdió un desafío legal para evitar la publicación de tramos anteriores de documentos.