El presidente Joe Biden dijo este martes que Estados Unidos sancionaría la deuda soberana rusa y las élites rusas, así como a sus familiares, en respuesta al despliegue de tropas de Rusia en regiones del este de Ucrania, describiendo los acontecimientos como el comienzo de una invasión. 

Biden también dijo que Estados Unidos sancionaría a las instituciones financieras rusas, la corporación estatal de desarrollo VEB y el banco militar de Rusia. 

El anuncio se produjo un día después de que el presidente ruso, Vladimir Putin , reconociera a las llamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk en el este de Ucrania como independientes y luego ordenara el ingreso de tropas a la región ucraniana de Donbas.  

El martes, los legisladores rusos dieron luz verde a una solicitud de Putin para usar la fuerza militar fuera de Rusia, una medida que podría allanar el camino para una invasión más amplia de Ucrania.  

“Desde mi punto de vista, está estableciendo un fundamento para tomar más territorio por la fuerza”, dijo Biden sobre Putin en declaraciones desde el East Room. “Este es el comienzo de una invasión rusa de Ucrania”. 

El presidente dejó en claro que las sanciones fueron una respuesta inicial a la agresión rusa y dijo que su administración impondría más sanciones si Moscú participaba en una invasión más amplia de Ucrania.  

“Si Rusia va más allá con esta invasión, estamos preparados para ir más allá con las sanciones”, dijo Biden. 

Biden dijo que las sanciones a la deuda soberana rusa cortarían al gobierno ruso de la financiación occidental.   

No detalló de inmediato qué élites enfrentarían sanciones. La administración Biden identificó a principios de este año a varias personas vinculadas al Kremlin que podrían enfrentar sanciones en caso de una invasión de Ucrania, según un alto funcionario de la administración. 

El funcionario le dijo a The Hill en ese momento que las sanciones aislarían a esas élites rusas del sistema financiero internacional y evitarían que los miembros de su familia “estacionen su dinero en Occidente y asistan a universidades occidentales de élite”.  

Biden se había enfrentado a crecientes llamados de republicanos y demócratas para revelar sanciones más severas contra Moscú después de que Putin declarara independientes a Donetsk y Lugansk el lunes.  

La Casa Blanca, que a principios de esta semana inicialmente no calificó el despliegue de tropas rusas en la región como una invasión, anunció sanciones limitadas en Donetsk y Luhansk el lunes por la tarde que bloquearon la inversión, el financiamiento y el comercio de Estados Unidos con las dos áreas. Donetsk y Luhansk se han visto envueltos en una guerra separatista desde que Putin invadió la península de Crimea en Ucrania en 2014. 

El principal asesor adjunto de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jonathan Finer, dejó en claro durante una aparición en CNN el martes por la mañana que la administración veía los movimientos de tropas rusas como una invasión que recibiría sanciones “significativas”. Finer también indicó que las sanciones se impondrían en oleadas.  

Biden señaló el martes que las sanciones irían “mucho más allá” de las medidas que Estados Unidos y sus aliados impusieron a Rusia en 2014 en respuesta a esa crisis.  

Incluso con el nuevo anuncio de sanciones, Biden pareció reconocer que las sanciones serían insuficientes para evitar que Putin lanzara un ataque a gran escala contra Ucrania.  

“Todavía creemos que Rusia está lista para ir mucho más allá al lanzar un ataque militar masivo contra Ucrania”, dijo Biden. “Espero que nos equivoquemos en eso”.  

Biden dejó en claro que Putin es el agresor en Ucrania con su acumulación militar, buscando refutar la narrativa del líder ruso y acusando a Putin de flagrante violación del derecho internacional. 

“Más asaltos rusos en Ucrania siguen siendo una grave amenaza en los próximos días”, dijo Biden. “Si Rusia procede, es Rusia y solo Rusia la que tiene la responsabilidad”.  

Las sanciones de Estados Unidos fueron parte de una constelación más amplia de sanciones dirigidas a Rusia por sus acciones. Alemania anunció que detendría la aprobación del gasoducto Nord Stream 2 de Rusia a Ucrania. La Unión Europea y el Reino Unido también anunciaron sanciones contra personas e instituciones rusas.

Al concluir sus comentarios, Biden transmitió que EE. UU. y sus aliados siguen abiertos a disipar la crisis que se avecina a través de la diplomacia “si es que es en serio”. Sin embargo, la ventana para un avance diplomático pareció cerrarse rápidamente con las acciones de Putin durante las últimas 24 horas.  

“Espero que la diplomacia todavía esté disponible”, dijo Biden.