Preocupada por el aumento de la violencia en Perú, la ONU pide investigar las muertes durante las protestas

0
56

“Estamos muy preocupados por el aumento de la violencia en Perú, que el lunes 9 de enero vivió uno de los días más mortíferos desde que comenzaron los disturbios a principios de diciembre”, declaró este martes la portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Marta Hurtado.

Según los informes oficiales que maneja la Oficina, al menos 17 personas fallecieron ayer -entre ellas un menor de edad- en la localidad de Juliaca, en la región sureña de Puno.

Este martes murió un agente de policía cuando su vehículo fue incendiado.Conforme a fuentes hospitalarias, al menos nueve personas murieron por arma de fuego este lunes y un trabajador sanitario falleció mientras prestaba ayuda. 

“Además de los fallecidos en las protestas, un recién nacido murió mientras era trasladado al hospital debido a que la ambulancia fue detenida en un bloqueo de carretera. Mientras, el aeropuerto de Juliaca habría sido asaltado por unos 5000 manifestantes, y varios edificios públicos e infraestructura fueron destruidos en las últimas semanas. También resultaron heridos agentes de policía”, enumeró la vocera.

El número total de fallecidos desde el 7 de diciembre asciende a 39 personas, a las que hay que añadir 518 heridos en enfrentamientos con la policía y las fuerzas armadas.

“Instamos a las autoridades a que lleven a cabo investigaciones inmediatas, imparciales y efectivas sobre las personas muertas y heridas, y que se garantice a las víctimas el acceso a la justicia y a la reparación”, solicitó Hurtado.

La ONU pide contención ante la próxima huelga nacional

En vísperas de una huelga nacional prevista para los próximos días, la Oficina pidió a los manifestantes “que muestren contención en el ejercicio de su derecho fundamental a protestar pacíficamente”.

Al mismo tiempo, Hurtado reiteró su llamado “a que las fuerzas de seguridad cumplan las normas de derechos humanos y garanticen que sólo se hace uso de la fuerza cuando es estrictamente necesario y, en tal caso, respetando plenamente los principios de legalidad, precaución y proporcionalidad”. 

La vocera recordó la necesidad de “respetar y proteger los derechos a la libertad de expresión y de reunión pacífica, ya que son características esenciales de la vida democrática”.

Por último, tomó nota del envío de una misión gubernamental de alto nivel a Puno y la convocatoria de una plataforma de diálogo nacional.

“Es esencial que cualquier negociación incluya a todas las partes interesadas, especialmente a los movimientos de protesta.”